“Los mercados condicionan a los Estados"


DIÁLOGO CON MARIO SOARES, EX PRIMER MINISTRO Y PRESIDENTE DE PORTUGAL

Jorge Argüello: El panorama político europeo ha sufrido cambios evidentes. Mario Soares: La Unión Europea fue construida por sólo dos partidos, el socialista o socialdemócrata y el demócrata cristiano. Pero hoy día desaparecieron los partidos democristianos, y partidos socialistas hay muy pocos, como en Francia, y complicados. Los partidos nórdicos ya no son socialdemócratas: son partidos de derecha.

—Y eso, ¿qué supone para Europa? Mario Soares: Un problema. Tenemos en este momento solamente un gran partido que es, en el fondo, un partido populista y de derecha que gobierna Europa y que gobierna todos los estados europeos, particularmente los nórdicos. El problema es político. Debiera haber una gran convergencia europea de los partidos socialistas, laboristas, verdes y socialdemócratas para reformular el papel de la izquierda, que no debe ser otro que enfrentar a los mercados usureros. Hay una sola alternativa para los pueblos europeos: enfrentar el desempleo y la recesión garantizando un Estado Social, o sucumbir.

—Un problema central e inmediato de la UE sigue siendo su moneda única, el euro. Mario Soares: Si nosotros en Europa fabricáramos euros como los americanos fabrican dólares, ahora no tendríamos ningún problema: hubiéramos pagado todo lo necesario. Pero Alemania, para seguir siendo el principal país de la UE, evitó que el euro se desarrollara y por eso no hay euros. Si el Banco Central Europeo (BCE) pusiera euros en circulación, ya habría resuelto todo hace mucho tiempo. Eso tiene que ocurrir, tarde o temprano.

—Pero la receta elegida ha sido la austeridad… Mario Soares: La manera de superar la crisis es, justamente, evitar la austeridad que nos quieren imponer y que impide desarrollarnos económicamente. El neoliberalismo estadounidense contagió a la UE y ese contagio determinó la crisis europea. Todo, gracias al liderazgo de madame Angela Merkel. Ella procedió exactamente como querían los mercados usureros. Y los mercados condicionan a los Estados a través de las Agencias Calificadoras de Riesgo que han pasado a ser infalibles intérpretes de la realidad. Por eso, resulta indispensable también abordar la cuestión de los paraísos fiscales, de las agencias calificadoras de riesgo y de todas las demás modalidades del capitalismo especulativo.

—¿Y Gran Bretaña? David Cameron anunció un referéndum sobre la UE… Mario Soares: Gran Bretaña no dejará la UE porque es un país que está golpeado, que perdió su relevancia, que necesita de Europa, no como en tiempos de Winston Churchill, cuando era un país importante y con grandes partidos políticos. ¿Usted no se ha preguntado, por ejemplo, por qué nunca incorporaron a Estados Unidos al Commonwealth británico? Porque a Estados Unidos le tienen mucho miedo y porque todavía se consideran superiores. Pero no lo son. Los portugueses tenemos nuestro Commonwealth, la Comunidade dos Países de Língua Portuguesa (CPLP), pero nuestro primer país ¿cuál es?: Brasil. Lo incluimos y no tuvimos miedo de incluirlo. En cambio, los británicos todavía piensan que Estados Unidos puede ser una especie dominada por ellos, pero es exactamente al contrario y por eso le temen.

—¿Permitirá Alemania que la UE siga avanzando en su integración o, por el contrario, considerará a la UE como parte de un patio trasero? Mario Soares: Alemania depende de Europa, y no viceversa. El problema de Alemania hoy es que decreta austeridad para todo el mundo, aunque la austeridad liquide naciones y sólo sirva para que las Troikas (BCE, FMI y CE) recauden más dinero. Pero Alemania tomó ese camino y todos los países europeos, que eran los que compraban autos, heladeras y demás cosas, dejaron de comprar, porque se quedaron sin dinero. Y como dejaron de comprar, de repente Alemania empezó a verse mal: es lo que está ocurriendo hoy.

—¿Angela Merkel dará ese giro? Mario Soares: Alemania evidencia crecientes síntomas de debilidad y está perdiendo gran parte de su mercado en Europa. Casi el 50% de sus exportaciones va hacia los países de la UE y la crisis –y las políticas de austeridad para combatirla– sólo están reduciendo la demanda de productos alemanes.


* Mario Soares (Lisboa, 1924). Es el arquetipo del líder mediterráneo que comenzó luchando por la democracia, maduró en el poder fortaleciendo un modelo de de¬sarrollo con Estado de bienestar y ahora, retirado de la política activa pero no del debate, resiste la receta neoliberal de “austeridad” aplicada por los actuales líderes de la UE en países como su propio Portugal. La dictadura de Antonio Salazar lo encarceló una docena de veces hasta deportarlo, pero sólo logró que este abogado socialista volviera en democracia para ser Canciller, Primer Ministro y, durante una década (1986-96), Presidente de la República. Su mandato coincidió casi con el de su colega Felipe González, con quien gestionó el ingreso de los dos países ibéricos, entonces los menos desarrollados de Europa, a la Unión Europea. Mucho antes de la crisis del euro y del aterrizaje de la Troika (FMI, Banco Central Europeo y Comisión Europea) que impuso un ajuste ortodoxo a la economía portu¬guesa, Soares advertía sobre el desvío de Bruselas del proyecto político original de una Europa solidaria que había inspirado a los padres fundadores de la UE, como él. Con sus noventa impecables años a cuestas, me recibió temprano en la sede de la Fundación que desde 1991 lleva su nombre, en el primer piso de la calle Rua de S. Bento 176, en el centro de Lisboa. “Están destruyendo todo lo que hicimos”, me dice cuando le pregunto por la intervención de la “Troika” en Portugal.


  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram