"Argentina y EEUU: memoria y compromiso contra el terrorismo", por Jorge Argüello



Para conmemorar este nuevo aniversario del atentado contra la AMIA del 18 de julio de 1994, la embajada argentina en Estados Unidos organizó un evento de recordación y homenaje a las víctimas, en el que un grupo de destacados líderes civiles, políticos y gubernamentales de ambos países reafirmaron su compromiso con la justicia y en la lucha contra el antisemitismo y el terrorismo.


Como dijo el canciller Felipe Solá en su intervención durante el evento, el atentado no fue sólo contra la comunidad judía sino contra toda la República Argentina, que tomó “definitiva conciencia de lo que significa el terrorismo internacional. El país no fue el mismo después del ataque”.


Pero aunque “el dolor es un dolor indeleble, no se borra”, el Estado argentino asume hoy “el compromiso absoluto con la verdad y la justicia, que es lo único que puede darle paz a los familiares de las víctimas y a los ciudadanos de todo el mundo”.


El demócrata Eliot Engel, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara baja del Congreso de Estados Unidos, valoró a su turno los esfuerzos del gobierno del presidente Alberto Fernández para avanzar en la investigación del atentado y para luchar contra el antisemitismo, cuya definición incorporó oficialmente desde junio pasado al ámbito público argentino.


Otros dos legisladores estadounidenses invitados al evento, el representante republicano Michael McCaul y el senador demócrata Bob Menéndez, vicepresidentes de las Comisiones de Relaciones Exteriores de ambas cámaras, respectivamente, participaron también en 2019 de la aprobación en el Congreso norteamericano de una resolución bipartidista por el 25° aniversario del atentado contra la AMIA.


En Estados Unidos, como en el resto del mundo, se recuerda al de la AMIA como el peor ataque terrorista internacional en un país de América Latina. Los legisladores norteamericanos valoran hoy, especialmente, que Argentina haya reafirmado su decisión de considerar a Hezbollah como organización terrorista.


“Nadie es inmune al terrorismo -expresó el representante McCaul-. Debemos unirnos contra el terrorismo, contra el antisemitismo, y promover la libertad y los valores democráticos, para garantizar que esto nunca vuelva a suceder, en Argentina o en cualquier otro lugar”.


“Por eso -expuso a su vez el senador Ménéndez- fue tan importante cuando, a comienzos de este año, en Jerusalén, en el acto de recordación del Holocausto y del 75° aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, el presidente Alberto Fernández se comprometió incondicionalmente a descubrir la verdad detrás del atentado contra la AMIA”.


En nombre del Departamento de Estado, el embajador Michael Kozak, secretario adjunto para el Hemisferio Occidental, honró especialmente durante el evento la memoria de las víctimas: “No podemos honrar a estas almas sin buscar justicia. Estados Unidos nunca abandonará la lucha contra el terrorismo: por las víctimas no podemos hacerlo”.


Luego, el director ejecutivo del American Jewish Committee (AJC), David Harris, conocedor de la Argentina, evocó las frustraciones que sintió en la lucha por el esclarecimiento del ataque, pero valoró progresos hechos durante los últimos años, frente a las organizaciones terroristas y en la búsqueda de conexiones locales e internacionales para la que pidió ayuda de países de la región.


El mismo compromiso inclaudicable por la búsqueda de la verdad y justicia fue expresado también durante el evento por otros destacados invitados, como el presidente de la AMIA, Ariel Eichbaum, el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits; el secretario de Culto de la Cancillería argentina, Guillermo Oliveri, y la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo.


La embajada argentina en Estados Unidos se propuso, con este evento, reafirmar nuestra determinación compartida de acabar con el terrorismo en todas sus formas.


Los actos terroristas son los más crueles y despiadados. Como dijo el papa Francisco, el terrorismo es violencia inhumana, odio y locura asesina.


Hoy, hacemos eco de la convicción compartida por toda la comunidad internacional de que nunca tendrán éxito quienes quieran difundir el terrorismo. De esta manera, la Argentina reafirma que nunca permitirá que el atentado contra la AMIA se desvanezca en el olvido.


Publicado por Jorge Argüello, el 19 de julio de 2020, en Infobae

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram