¿Durará la “diplomacia de Zoom”?, por Daniel B. Shapiro y Daniel Rakov

Mientras el coronavirus sigue su curso, la diplomacia se ha trasladado completamente al modo online, con críticas mixtas.



Durante la primera semana de abril, en el punto álgido del brote de coronavirus en la ciudad de Nueva York, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pasó una semana en intensas deliberaciones sobre los protocolos que exigían que las reuniones oficiales se celebraran sólo en una cámara especial en la sede de la ONU. Aunque los rusos finalmente aceptaron la videoconferencia, llevar los debates en línea ha hecho poco para terminar con el estancamiento político más amplio que regularmente bloquea el consenso entre los cinco miembros permanentes del consejo. De hecho, en la mayor crisis mundial desde la Segunda Guerra Mundial, el consejo encargado del "mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales" no aprobó ni una sola resolución.


El coronavirus ha impuesto nuevas limitaciones a la profesión diplomática. Los diplomáticos no pueden reunirse en persona, hacer viajes al extranjero u organizar compromisos de alto nivel. Las misiones en el extranjero no pueden cumplir su principal ventaja: reunirse con los locales y conocer las condiciones sobre el terreno. Los servicios extranjeros de todo el mundo han tenido que acostumbrarse a realizar gran parte de su trabajo en línea, a través de redes no seguras. Las reuniones bilaterales a nivel político a distancia se han convertido en algo común, y proliferan las conferencias multilaterales de Zoom.


Las perspectivas de que COVID-19 no sea erradicado en los próximos 12-18 meses plantean la cuestión de si este arreglo, llamado “diplomacia de Zoom”, es la nueva normalidad. Podría tener un efecto duradero en la forma en que se llevan a cabo las relaciones internacionales, o podría resultar un fenómeno efímero que se desvanece con el virus.


La “diplomacia de Zoom” ya ha dado algunos resultados. A principios de abril, los ministros de energía de la OPEP, reunidos con el apoyo externo en línea del G-20, lograron llegar a una decisión histórica sobre un recorte de la producción de petróleo. Por otra parte, las cumbres en vídeo del G-7 y el G-20 desde la aparición del virus no han producido decisiones concretas. Es probable que estos fracasos particulares se expliquen mejor por los usuales intereses divergentes que por el medio. Pero las herramientas de conferencia en línea son medios defectuosos para la labor diplomática, y normalizarlas no requerirá un pequeño esfuerzo.


En las últimas semanas se han acumulado quejas sobre las dificultades y desventajas que plantea la diplomacia a distancia. Hablamos con una docena de diplomáticos en servicio en los Estados Unidos, Europa, Israel y las Naciones Unidas que ofrecieron quejas similares. Algunos señalan que es difícil llevar a cabo negociaciones reales y participar en un verdadero intercambio sin contacto humano, conversaciones secundarias e incluso la capacidad de entender el lenguaje corporal. La capacidad de crear y mantener relaciones significativas se ve socavada. Del mismo modo, los asuntos cotidianos pueden decidirse a distancia en niveles inferiores, pero las decisiones de mayor envergadura son difíciles de tomar sin el compromiso personal de los dirigentes. Por ejemplo, en una cumbre multilateral, los detalles finales de muchos acuerdos suelen alcanzarse por medio de la diplomacia personal de los dirigentes, lo que requiere la celebración de debates oficiosos y privados al margen de la cumbre. Esas oportunidades son difíciles de reproducir en línea.


En general, hay una mayor propensión a las percepciones y los malentendidos y una mayor amenaza de que la tergiversación de los hechos pase desapercibida. Sin conversaciones paralelas, sin lenguaje corporal, o un sentido de la dinámica intergrupal del otro lado, los diplomáticos luchan por alcanzar un entendimiento más profundo. Las barreras técnicas, como la conectividad, el idioma y los husos horarios, hacen que las plataformas en línea no sean fiables para las negociaciones en las que el tiempo apremia y afectan a la capacidad de llegar a un acuerdo sobre el fondo. Y ya no existe el "off the record". Los diplomáticos son constantemente conscientes de que todo lo que se diga en una plataforma en línea puede ser fácilmente registrado, lo que desalienta las desviaciones de una posición oficial y, por lo tanto, menoscaba la sutileza de la labor diplomática.


Algunos diplomáticos dijeron que es extremadamente difícil preparar cumbres multilaterales efectivas. A diferencia del proceso habitual de negociaciones previas en persona entre los diplomáticos de los países participantes para preparar el programa, las comunicaciones a distancia impiden la capacidad de llegar a acuerdos de menor nivel y, al mismo tiempo, ponen en manos de los dirigentes decisiones de mayor nivel cuando finalmente se encuentran en la misma sala o, en la situación actual, en la misma pantalla. Las cumbres y las reuniones de dirigentes se han utilizado tradicionalmente como acontecimientos que obligan a la acción cuando se alcanzan resultados, de modo que los dirigentes pueden atribuirse el mérito de los mismos y participar en su aplicación. Suelen contener tanto un elemento público -como operaciones fotográficas y conferencias de prensa- como conversaciones privadas. Las reuniones de zoom carecen del dramatismo, la ceremonia y el componente público que a menudo incentivan a los líderes a tomar decisiones.


Las barreras más bajas para la organización de reuniones de alto nivel, mientras tanto, pueden ser explotadas tácticamente por los actores que favorecen la toma de decisiones excesivamente temerarias. Cuando la OPEP acordó el recorte de su producción de petróleo, México se negó a aceptar la decisión, lo que llevó a una segunda videoconferencia extraordinaria a nivel ministerial días después para reducir la obligación de México.


Por último, las plataformas en línea se enfrentan a legítimas cuestiones de seguridad. Pueden ser pirateadas por agencias de espionaje, organizaciones de inteligencia privada o incluso criminales, lo que puede inhibir los intercambios sinceros. También existe la interrupción intencional de las reuniones, a veces llamada "bombardeo con zoom". Recientemente, el Primer Ministro británico Boris Johnson tweeteó una foto de una reunión de gabinete que mostraba una identificación de Zoom claramente visible, un recordatorio del creciente peligro de la participación de impostores o de hackers que acechan en las sombras. Junto con el empleo de la tecnología de video falsa, las oportunidades de hacer travesuras, y peor aún, son significativas.


Dejando a un lado las críticas, algunos diplomáticos tenían una opinión positiva sobre la diplomacia en línea, aunque se mezclaba con el temor de que pudiera utilizarse como pretexto para realizar profundos recortes presupuestarios y forzar la reducción de los servicios extranjeros. Un joven diplomático nos dijo que "algunos diplomáticos mayores temen que Zoom los sustituya a ellos y a sus viejas prácticas de burocracia diplomática".


Nickolay Mladenov, el enviado de la ONU para el Medio Oriente, ha estado usando ampliamente las plataformas de diplomacia en línea durante el último mes. Mladenov dijo que las plataformas no funcionaban bien para asuntos confidenciales. Pero día a día, las reuniones eran más eficientes: "Es raro, pero funciona. ... No hay tiempo para sutilezas, así que vas directo al grano. En ese sentido, es más eficiente que una reunión que requiere tiempo de viaje comienza con discusiones informales, tazas de café o comidas, y sólo entonces se llega a la sustancia en cuestión".


A partir de las conversaciones con los profesionales, es posible identificar una serie de ventajas y oportunidades potenciales de la “diplomacia de Zoom”. En primer lugar, las barreras prácticas para organizar una reunión bilateral o multilateral de alto nivel son mucho menores: no hay necesidad de dedicar tiempo a viajes de larga distancia ni de pagar los pasajes de avión, el alojamiento, el transporte y el servicio de comidas. Con menos protocolo, menos requisitos logísticos y menos limitaciones de horario, puede haber, de hecho, más oportunidades de centrarse en los detalles y encontrar soluciones.


Los jefes de Estado y los líderes pueden hablar con más frecuencia. Y, cuando lo hagan, a los diplomáticos les resultará más fácil impedir que los dirigentes improvisen y lleven de lado un programa bien preparado, ya que los compromisos en línea están programados para ser breves y concretos.


Del mismo modo, sin limitaciones de espacio, es más fácil llevar a una reunión los mejores conocimientos y capacidades nacionales. Muchos otros funcionarios pueden unirse a la sesión para escuchar, comprender la esencia de los puntos conflictivos y sugerir soluciones.


El ahorro financiero que supone la celebración de reuniones en línea podría permitir a los servicios extranjeros reforzar sus sedes y misiones diplomáticas. También puede resultar más fácil subcontratar ciertas tareas a talentos externos con aptitudes y conocimientos especializados que no suelen encontrarse en los servicios extranjeros, lo que les permitiría centrar su capital humano en los objetivos básicos de la política exterior. Por último, las plataformas en línea podrían permitir a los países pequeños y ágiles disponer de herramientas para lograr un impacto comparable al de las grandes potencias. (Por otra parte, los países y ciudades acostumbrados a acoger cumbres podrían perder prestigio político e ingresos).


La diplomacia personal no desaparecerá, pero es probable que el equilibrio entre ella y la “diplomacia de Zoom” cambie a favor de esta última. Pero llevar a cabo la diplomacia en línea exige un cambio cultural y mental, que es más fácil para algunos que para otros. Los diplomáticos más jóvenes y aquellos con habilidades técnicas tienen más probabilidades de prosperar. Del mismo modo, aquellos cuyo trabajo diplomático no se centra en temas complejos o en la construcción de nuevas relaciones son más propensos a tener éxito usando plataformas sólo en línea. Sería beneficioso estudiar la experiencia de la Unión Europea, que ha usado herramientas online durante años, para bien y para mal. Los expertos en protocolo deberían actualizar los códigos de conducta diplomática en línea, y los diplomáticos deberían estar capacitados para trabajar más eficientemente en este medio.


Un posible resultado general de la pandemia será el aumento del trabajo a distancia y en línea en todos los campos, reforzado por la necesidad de recalibrar los procesos profesionales debido a la disminución de los presupuestos. Los servicios exteriores deberían iniciar y dirigir estas revisiones, en lugar de verse obligados a adaptarse debido a los recortes presupuestarios impuestos por sus tesoros. Al sopesar los pros y los contras de la racionalización, las misiones deben asegurarse de que se conserven los conocimientos especializados básicos en la propia institución y de que sus embajadas se organicen para centrarse en las actividades que no se pueden realizar a distancia, como la participación pública, el establecimiento de relaciones confidenciales y el suministro a sus capitales de la perspectiva sólida y local que se deriva de tener las botas sobre el terreno. Por último, el fortalecimiento de la seguridad y la solidez de los canales de comunicación diplomática en línea -una responsabilidad compartida por los gobiernos y los operadores de las plataformas- será imperativo para evitar las fugas, las vergüenzas y los problemas de comunicación que pueden comprometer el éxito de la diplomacia.


Mladenov dijo que dudaba que la diplomacia en línea se convirtiera en la nueva normalidad. "Cuando podamos volver a ella, la diplomacia en persona se reanudará. Pero creo que la diplomacia en línea continuará... y aprenderemos a usarla mejor, especialmente porque es probable que necesitemos depender de ella por un período más largo de lo que pensamos".

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, a quien recientemente se le diagnosticó el coronavirus, predijo en una entrevista con el periódico ruso AiF que las reuniones en persona se reanudarían algún día. Pero no volveremos a la forma en que estaban las cosas. La diplomacia en línea "se arraigará en los asuntos internacionales y permanecerá incluso cuando se hayan levantado todas las restricciones de cuarentena".


El advenimiento de la “diplomacia de Zoom” parece estar acelerando los cambios en el ruidoso ámbito diplomático. Utilizada de manera eficaz, puede enriquecer la caja de herramientas de asuntos exteriores y permitir a los diplomáticos una mayor flexibilidad y conectividad, lo que es natural en el carácter de su profesión. La pandemia puede habernos coaccionado a la “diplomacia de Zoom”, pero este nuevo método de conexión estará con nosotros durante mucho tiempo, así que bien podemos averiguar la mejor manera de exprimir limonada de ella.


Publicado en FOREIGN POLICY, el 18 de mayo de 2020.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram