“EL G20 DEBE ACTIVAR SU ALARMA DE INCENDIOS”, POR M. GOODMAN y M. SOBEL.



Cuando los comentaristas económicos dicen que la pandemia COVID-19 es el desafío político más peligroso desde la crisis financiera mundial (GFC) de 2008-2009, seguramente tienen razón. Las dos crisis difieren en sus causas y en su alcance. Pero lo que las vincula claramente es la necesidad de una respuesta internacional amplia, temprana y coordinada.


La GFC fue impulsada por los desequilibrios económicos y financieros que se permitieron en las principales economías y por el consiguiente fracaso de las políticas. El COVID-19 es un "shock exógeno". Se trata ante todo de una crisis de salud que pone en peligro directamente las vidas humanas y el bienestar físico.


Además, en sus efectos económicos, la pandemia es más compleja que la crisis de 2008-09 porque afecta al mismo tiempo a la oferta (producción y distribución de bienes y servicios) y a la demanda (consumo). Hasta que no se demuestre que la crisis sanitaria se está abordando eficazmente, no disipará la incertidumbre económica y sus efectos corrosivos.


Al igual que en 2008-2009, la coordinación internacional será fundamental para resolver la crisis. La teleconferencia de los líderes del Grupo de los Siete (G7) del 16 de marzo pasado para discutir la cooperación para superar la COVID-19 fue un primer paso positivo. Pero la declaración del G7 fue liviana en cuanto a compromisos específicos y no incluyó cifras en dólares. Un grupo de sólo siete economías avanzadas ya no es suficiente para resolver una crisis mundial como la de COVID-19.


En 2008-2009, los líderes de todas las principales economías del mundo dieron un paso adelante y desempeñaron un papel importante para ayudar a superar la crisis. Por iniciativa del presidente George W. Bush, el proceso existente de los Ministros de Finanzas del Grupo de los 20 (G20) se elevó al nivel de líderes y se celebró una primera cumbre del G20 en Washington en septiembre de 2008. El G20 incluye, significativamente, a China, India y otros grandes mercados emergentes que desempeñan un papel cada vez más central en la gestión de la economía mundial.


Es mucho lo que el G-20 puede hacer para abordar las consecuencias sanitarias y económicas de la actual pandemia. Sin embargo, las perspectivas de cooperación hoy en día son dispares en el mejor de los casos.


Desde 2017, los Ministros de Salud del G-20 se han reunido anualmente concentrándose en la cobertura sanitaria universal y en el riesgo y la seguridad sanitaria, incluida la cooperación en materia de pandemias. Este proceso no ha sido ni de lejos tan profundo como en el ámbito económico y financiero. Es necesario fortalecerlo. COVID-19 debería agilizarlo inmediatamente.


La respuesta del G-20 a la crisis de 2008-09 se centró en gran medida en la estabilidad fiscal, monetaria y financiera y en las políticas comerciales, así como en el apoyo a los mercados emergentes y a los países de bajos ingresos. Si bien las circunstancias a las que se enfrentan los miembros del G20 hoy en día son bastante diferentes a las que se dieron durante el GFC, el G20 todavía puede y debe ayudar a ofrecer un marco de organización para la respuesta internacional a las preocupantes fuerzas económicas y financieras que ha desencadenado la crisis.


En cuanto a la política fiscal, las principales economías sólo tienen que dar un paso adelante. Washington parece estar avanzando hacia un paquete inicial sustancial, que se centra en medidas prácticas como la baja por enfermedad remunerada y los cupones de alimentos. Parece que también se avecina un mayor y más profundo apoyo fiscal. Los países europeos también se están moviendo. Italia está aumentando su gasto, Francia ha prometido efectivamente gastar hasta el 12 % del PIB para evitar que la economía se congele, y Alemania ha garantizado todos los préstamos a las pequeñas y medianas empresas. Pero se necesita aún más.


En abril de 2009, el G20 comprometió a estímulo de USD 5 billones para aumentar la producción en un 4%. Ese esfuerzo contó con la ayuda de la energía intelectual del Fondo Monetario Internacional (FMI). Durante el GFC, el FMI y el Banco Mundial aumentaron su compromiso con un compromiso de más de 1 billón de dólares de financiación para los mercados emergentes y los países de bajos ingresos.


El FMI y el Banco Mundial tendrán que colaborar estrechamente con sus miembros, en particular para evaluar el impacto de COVID-19 en la sostenibilidad y la financiación externa. Puede resultar esencial intensificar la vigilancia del FMI y la participación en los programas, incluido el aumento de los programas existentes, mientras que el Banco Mundial y los bancos regionales de desarrollo deberían aumentar el apoyo a la respuesta sanitaria en países más pobres si lo necesitan.


El FMI ya ha anunciado que pondrá a disposición hasta 50.000 millones de dólares en financiación de emergencia de desembolso rápido. El FMI debería considerar la posibilidad de aumentar libremente el acceso a su financiación rápida durante un período de un año. El G20 debería exhortar al FMI y al Banco Mundial a que se mantengan vigilantes; puede que se necesite más apoyo.


Hasta hoy, los bancos centrales mundiales han realizado una tarea mucho mejor que las autoridades fiscales en la respuesta a la pandemia. En el GFC, los bancos centrales mundiales recortan los tipos de interés rápidamente y a veces en una acción coordinada. La Reserva Federal ya ha recortado las tasas de interés clave hacia el nivel cero. También ha actuado de manera agresiva y preventiva para ayudar a preservar la liquidez de los mercados de crédito de Estados Unidos -en particular el papel comercial- y de los mercados mundiales de financiación. Es posible que tenga que tomar más medidas, incluso resucitar las facilidades de préstamo de 2008-09 y líneas de intercambio de mercados emergentes.


Otras autoridades monetarias importantes como el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón están más limitadas, porque ya están cerca o en el límite de aplicar tasas de interés real inferior a cero. Por lo tanto, tendrán que considerar estrategias más diferenciadas que en 2008 y desempolvar sus ideas sobre futuros, compra de activos y servicios y el apoyo de liquidez específicos. El G20, el FMI y el Acuerdo de Basilea son lugares importantes para esa reflexión.


La preocupación por la estabilidad financiera fue el sello distintivo de 2008. Después,las autoridades financieras actuaron con rapidez, entre otras cosas para reforzar el capital y la liquidez de los bancos, y reducir su apalancamiento.


Con el COVID-19, es probable que las empresas y los hogares se enfrenten a pérdidas temporales de ingresos y a la imposibilidad de devolver los préstamos. Los reguladores federales de Estados Unidos ya han instado a las instituciones financieras estadounidenses a que trabajen de manera constructiva con los prestamistas y los clientes, para que los esfuerzos preventivos no estén sujetos a sanciones de supervisión. El BCE actuó igual. Los principales bancos centrales tendrán que asegurarse de que estos esfuerzos se implementen con firmeza.


La acción coordinada en materia de comercio también fue una parte fundamental de la respuesta de 2008-2009. Los países del G20 se comprometieron a no caer en un proteccionismo similar al de los ‘30. Aunque siempre se ha cumplido, ese compromiso se ha visto gravemente erosionado en los últimos tres años debido a que el gobierno de Trump recurrió a aranceles amplios incompatibles con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).


En lugar de acaparar suministros médicos esenciales mediante restricciones a la exportación, como hacen algunos ahora, las economías del G-20 deberían comprometerse a reducir los aranceles y otros obstáculos a la circulación transfronteriza de productos médicos y colaborar en la elaboración de una vacuna y tratamientos contra el virus.


Lamentablemente, las perspectivas de una cooperación similar a la de 2008 en la crisis actual no son buenas. La Administración Trump es hostil a la cooperación multilateral y ha mostrado una renuente preferencia por tratar con el G7 en lugar del G20. La cooperación mundial requiere que Estados Unidos y China encuentren formas de trabajar juntos, lo cual no parece factible dadas las actuales cepas y las acusaciones. Arabia Saudita ocupa la presidencia del G20 este año, pero dada su política interna y la guerra de precios del petróleo en marcha, no parece capaz ni dispuesta a desempeñar un papel de liderazgo.


La gobernanza económica mundial sigue siendo importante, especialmente en tiempos de crisis. El G20 fue creado como una "estación de bomberos" mundial para hacer frente a la propagación de conflagraciones como la de COVID-19. Existe un programa claro del G20 para hacer avanzar la cooperación mundial frente a la pandemia y ayudar a superar la crisis con mayor rapidez. Desgraciadamente, no parece que Estados Unidos y el G20 estén listos para sacar las autobombas a la calle. Esperemos que las circunstancias los obliguen a hacerlo.


Publicado por el CSIS, el 18 de marzo de 2020.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram