MUNDO MULTILATERAL #15 – La Organización del Tratado del Atlántico Norte

El 4 de abril de 1949 una docena de países liderada por la potencia occidental triunfadora de la II Guerra Mundial, Estados Unidos, firmó en Washington el Tratado del Atlántico Norte y dio vida a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Hija directa de la Guerra Fría, nació con el objetivo de responder de manera conjunta ante un eventual ataque externo, básicamente desde el bloque liderado por la entonces Unión Soviética. Hoy, enfrenta nuevos desafíos, y como hace 73 años encuentra en Moscú a su principal antagonista.



¿Qué es?


La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es una alianza político-militar de 30 países de América del Norte y Europa comprometidos con el cumplimiento de los objetivos del Tratado del Atlántico Norte firmado el 4 de abril de 1949. De acuerdo con el Tratado, el papel fundamental de la OTAN es “salvaguardar la libertad y la seguridad de sus países miembros por medios políticos y militares”.


Su raison d'etre se basa en el principio de defensa colectiva que sostiene que un ataque contra uno o varios de sus miembros se considera un ataque contra todos, consagrado en el Artículo 5 del Tratado de Washington.


Hasta ahora, el Artículo 5 se ha invocado una sola vez: en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos en 2001.


¿Quiénes la conforman?


Fuente: El Orden Mundial


Además de Estados Unidos y Canadá, varios países de Europa Occidental fundaron la OTAN: Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Islandia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal y Reino Unido. A esos 12 miembros, se sumaron Grecia, Turquía y la entonces Alemania Occidental en la década del 50.


Más adelante, se incorporó la España democratizada. Notablemente, Francia se retiró en 1966 bajo la presidencia de Charles de Gaulle, siempre reacio al predominio estadounidense, pero retornó en 2009, bajo Nicolás Sarkozy, en el marco del 60° aniversario de la alianza.


En el marco de la caída del régimen comunista y la desintegración de la Unión Soviética, el Pacto de Varsovia -contraparte de la OTAN- se disolvió en 1991 y permitió a la Alianza ampliarse hacia el Este. En 1999 se incorporaron Hungría, Polonia y República Checa. Le siguieron Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania y Rumania cinco años después. En los últimos 10 años, la Alianza se consolidó con Croacia, Albania y Montenegro y finalmente Macedonia del Norte. Siete décadas después de su creación, la OTAN suma 30 miembros.


Un dato fundamental es que de acuerdo con el artículo 3 del Tratado, sólo países europeos pueden sumarse a la OTAN. No obstante, Afganistán, Australia, Irak, Japón, Corea del Sur, Mongolia, Nueva Zelanda y Pakistán son “socios globales” de la organización. La última incorporación fue recientemente Colombia, el primer país latinoamericano en obtener dicho estatus.De manera más general, hay una serie de “aliados importantes extra OTAN” definidos por Estados Unidos: Egipto, Israel, Jordania, Bahrein, Filipinas, Tailandia, Taiwán, Kuwait, Marruecos y Túnez. Argentina también lo es desde 1998.


¿Cómo es su estructura?


El órgano más importante es el Consejo del Atlántico Norte, con representantes permanentes de todos los miembros de la organización. En su sede en Bruselas se reúne semanalmente y tiene la capacidad de decisión máxima. También se reúne a nivel de Jefes de Estado y Jefes de Gobierno o de Ministros de Asuntos Exteriores y Ministros de Defensa. Tiene un Secretario General, que es el máximo funcionario internacional de la Alianza y el responsable de dirigir el proceso de consulta y toma de decisiones y de garantizar la aplicación de las decisiones.


En paralelo, con el mismo grado de importancia que el Consejo, se encuentra el Grupo de Planificación Nuclear, que actúa como órgano superior en materia nuclear en la Alianza y debate cuestiones políticas específicas asociadas a las fuerzas nucleares. La política nuclear de la Alianza se revisa constantemente y se modifica y adapta en función de los nuevos acontecimientos.


A su vez, la OTAN cuenta con una red de comités para tratar todos los temas de su agenda, desde los políticos hasta los más técnicos. En ellos se reúnen periódicamente representantes nacionales y expertos de todos los países miembros de la Organización.


En paralelo a esta estructura funcional está la militar, encabezada por el Comandante Supremo Aliado en Europa, que ha sido hasta el momento siempre de origen estadounidense. Por último, desde 2003 opera un Mando Aliado de Transformación para cuestiones de cooperación, educación y pensamiento estratégico, típicamente encabezado por un militar francés.


Cuando la implementación de las decisiones políticas tiene implicancias militares, los principales actores implicados son: el Comité Militar, compuesto por los Jefes de Defensa de los países miembros de la OTAN; el Estado Mayor Internacional, órgano ejecutivo del Comité Militar; y la estructura de mando militar, compuesta por el Mando Aliado de Operaciones y el Mando Aliado de Transformación.


La OTAN tiene muy pocas fuerzas permanentes propias. Cuando el Consejo del Atlántico Norte acuerda lanzar una operación militar, los miembros aportan fuerzas militares de forma voluntaria.


¿Cómo es su funcionamiento?


Los países miembros consultan y toman decisiones sobre cuestiones de seguridad a todos los niveles y en diversos ámbitos.


Una "decisión de la OTAN" es la expresión de la voluntad colectiva de los 30 países miembros, ya que todas las decisiones se adoptan por consenso.


Cientos de funcionarios, así como expertos civiles y militares, acuden cada día a la sede de la OTAN para intercambiar información, compartir ideas y ayudar a preparar las decisiones cuando es necesario, en cooperación con las delegaciones nacionales y el personal de la sede de la OTAN.


Las operaciones de “gestión de crisis” de la OTAN se llevan a cabo en virtud del Artículo 5 del Tratado de Washington o de un mandato de las Naciones Unidas.



¿Dónde intervino la OTAN?


Las primeras participaciones a gran escala de la OTAN fueron entre 1995 y 1999 en los Balcanes, producto de la guerra en Bosnia y Herzegovina y de los ataques de la entonces Yugoslavia contra la región de Kosovo, respectivamente.


En 2001, como consecuencia de los atentados del 11 de septiembre, Estados Unidos se convirtió en el primer y único caso de una activación formal del artículo 5, que invoca la respuesta colectiva de todos sus miembros en apoyo del país atacado. Así, la OTAN intervino en Afganistán hasta 2014. En los últimos años la organización hizo operaciones de asistencia, seguridad o entrenamiento en Afganistán, Irak, Kosovo, el Mediterráneo, Libia, Somalia, Sudán, Macedonia y Pakistán.


¿Con qué otras alianzas de defensa coexiste?


Encontramos en el siglo XXI diversas estructuras regionales de defensa. En África existen el Consejo para la Paz y la Seguridad en África Central (COPAX) y el Grupo de Monitoreo de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOMOG).


En América, encontramos el Sistema Regional de Seguridad (SRS) en el Caribe, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) y el Consejo de Defensa Suramericano (dentro de la UNASUR).


En el espacio de Asia y Oceanía, los más relevantes son el ANZUS (alianza entre Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos), la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC, entre Rusia y otras ex repúblicas soviéticas) y la Fuerza del Escudo de la Península (el brazo armado del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo) y el recientemente creado -y controvertido- AUKUS (un programa de de defensa entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos que incluye un programa de submarinos nucleares, pero va más allá en cuatro áreas esenciales de ventaja militar futura pero a corto plazo: la inteligencia artificial, la cibernética, las tecnologías cuánticas y las tecnologías submarinas).


Relación OTAN-Rusia



Las relaciones entre la Organización y Moscú se establecieron en 1991 en el marco del Consejo de Cooperación del Atlántico Norte.​ En 1994, Rusia se unió al programa Asociación para la Paz y, desde entonces, la OTAN y Rusia han firmado varios acuerdos importantes de cooperación.


A estos efectos se creó en 2002 el Consejo OTAN-Rusia (NRC), un foro de consulta sobre cuestiones de seguridad y cooperación que se desarrolló en varios sectores principales, que incluían: la lucha contra el terrorismo, la cooperación militar, la cooperación en Afganistán (incluido el transporte por parte de Rusia de carga no militar de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad y la lucha contra la producción local de drogas), cooperación industrial y no proliferación de armas.


El 1 de abril de 2014, la OTAN decidió por unanimidad suspender toda cooperación práctica con la Federación Rusa en respuesta a la anexión rusa de Crimea, pero el Consejo OTAN-Rusia (NRC) no fue suspendido y a fines de marzo de 2017 se reunió antes de una conferencia de Ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN en Bruselas, Bélgica.


En octubre de 2021, tras un incidente en el que la OTAN expulsó a ocho funcionarios rusos de su sede en Bruselas, Rusia suspendió su misión ante la OTAN y ordenó el cierre de la oficina de la OTAN en Moscú, si bien los canales de comunicación política y militar siguen abiertos para permitir un intercambio de información sobre cuestiones de interés y preocupación mutuas, reducir los malentendidos y aumentar la previsibilidad.


La invasión rusa a Ucrania de febrero de 2022 llevó a la OTAN a adoptar un paquete de medidas restrictivas sin precedentes, que incluyen sanciones económicas masivas. Asimismo, realizó un despliegue de fuerzas terrestres y aéreas defensivas adicionales en la parte oriental de la Alianza, así como medios marítimos adicionales. La invasión rusa llevó a la relación entre ambos “bandos” a mínimos históricos, solamente alcanzados durante la Guerra Fría.


Publicado el 10/05/2022