¿PUEDE ÁFRICA LIDIAR CON EL COVID19?, POR DENIS CHOPERA



Menos de cinco meses después del primer caso documentado del coronavirus COVID-19, las infecciones superan las 400.000 en todo el mundo, con más de 18.000 muertes. Esta pandemia está devastando sociedades y economías en todo el mundo, pero África se enfrenta a daños especialmente graves y duraderos.


Sin duda, África no está sufriendo tanto como muchos esperaban, al menos hasta ahora. Aunque el número de países afectados en el continente ha aumentado a 43, el virus no parece estar propagándose tan rápidamente como en otros lugares.


Algunos científicos piensan que esto podría ser en parte una cuestión de clima. Un estudio encontró que el virus COVID19 podría ser menos estable a temperaturas más altas, con la temperatura óptima para la transmisión probablemente rondando los 8,7°C. Las temperaturas en la mayoría de los países africanos rara vez bajan de 15°C. Esto no significa que el COVID-19 no pueda transmitirse en climas más cálidos, sólo que puede ser más fácil de contener allí.


Pero siguen existiendo otros serios desafíos para la contención, empezando por el hecho de que COVID19 tiene un tiempo de incubación más largo que el del resfriado común (otro coronavirus), y que los individuos asintomáticos son contagiosos. Mientras las personas sintomáticas son más contagiosas, y éste parece ser el principal mecanismo de propagación del virus, las personas asintomáticas representan un peligro significativo, porque es menos probable que limiten sus interacciones. Esto hace que la transmisión sea mucho más difícil de rastrear.


Luego está el asunto de la gravedad. Si bien la mayoría de los casos de COVID19 se caracterizan por síntomas de leves a moderados, la gravedad del virus aumenta considerablemente en el caso de las personas de edad avanzada y de las que tienen problemas de salud subyacentes, como la enfermedad cardiopulmonar y la diabetes.


Al ser el continente más joven del mundo, con una edad media de 18 años (menos de la mitad de la edad media de Europa), es posible que África tenga menos que preocuparse en cuanto a la gravedad. No es una coincidencia que la tasa de mortalidad en Italia -con una edad media de 47,3 años- haya alcanzado el 9%, en comparación con un promedio mundial del 3,4%.


Sin embargo, en lo que respecta a las condiciones sanitarias preexistentes, África se encuentra en una situación mucho más débil. Aunque las enfermedades no transmisibles como la diabetes se han asociado tradicionalmente a los países desarrollados, hay pruebas de que están proliferando en África. Además, África se ve acosada por otras dos enfermedades -el VIH (el virus que causa el SIDA) y la tuberculosis- que podrían suponer graves riesgos para los infectados por COVID19.


En el África subsahariana vive alrededor del 70% de las personas con VIH en todo el mundo, y el 25% de los nuevos casos de tuberculosis del mundo -la principal causa de muerte entre las personas infectadas por el VIH- se producen en África. Dado que el VIH y la tuberculosis no están muy extendidos en las regiones más afectadas por el coronavirus hasta ahora, hay pocos datos sobre sus consecuencias para los infectados por COVID19. Sin embargo, parece razonable suponer que las personas con VIH y/o TB corren un mayor riesgo de desarrollar formas más graves de COVID-19.


Puede haber algún motivo de esperanza: algunos países están evaluando la eficacia de ciertos medicamentos antirretrovirales sobre COVID19. Si funcionan, sería un gran alivio para los africanos. Más del 60% de los seropositivos de África meridional y oriental, las regiones más afectadas por el VIH, ya están en tratamiento antirretroviral.


Pero los resultados alentadores están lejos de estar garantizados. E incluso si lo estuvieran, casi el 40% de la población seropositiva de África meridional y oriental -20,6 millones de personas en total- seguiría siendo muy vulnerable.


Un último riesgo importante para África durante la pandemia de COVID19 radica en la debilidad de los sistemas de salud. Si el virus ha podido abrumar un sistema de salud moderno en un país desarrollado como Italia, no se sabe lo que podría pasar en un país africano con un sistema de salud débil y sin recursos.


Como lo demuestra la rápida propagación mundial de COVID19, esto no es sólo un problema para África. Si el virus se afianza en el continente, podría extenderse al resto del mundo y crear nuevos brotes en los países que lo han controlado. La única solución es que los agentes externos colaboren con los gobiernos africanos para abordar las principales deficiencias, antes de que sea demasiado tarde.


Publicada por Denis Chopera, el 24 de marzo de 2020.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram