"REGRESO AL MULTILATERALISMO", POR BAN KI MOON



El COVID-19 ha arrojado luz sobre las graves vulnerabilidades de un mundo profundamente interconectado. Ningún país, independientemente de su tamaño, riqueza o sofisticación tecnológica, puede enfrentar esta crisis solo.


Debido a la pandemia, la Asamblea General de las Naciones Unidas se celebra este mes en circunstancias excepcionales, con la participación "virtual" de jefes de Estado, en lugar de viajar a la ciudad de Nueva York. La naturaleza única de la reunión de este año debería servir como recordatorio de que la única manera de superar la amenaza de COVID-19 es a través de la cooperación internacional, la transparencia y la adhesión a las normas y reglas compartidas.


Es una ironía conmovedora que la pandemia haya golpeado en el 75º aniversario de la ONU. Nacido de los restos de la Segunda Guerra Mundial -una calamidad totalmente provocada por el hombre-, el principal foro internacional encarnó la determinación de los líderes de la posguerra de que las generaciones futuras debían ser preservadas del tipo de sufrimiento que habían experimentado.


En Oriente Medio y en otras regiones afectadas por conflictos, las Naciones Unidas y sus principios de cooperación multilateral siguen siendo indispensables para encontrar soluciones sostenibles a largo plazo que garanticen la paz, la estabilidad y la prosperidad. Los principios del derecho internacional son los cimientos de nuestro orden mundial proporcionando un marco crucial para la defensa de los derechos y el ejercicio del poder frente a los desafíos mundiales.


Podemos ver esto claramente en el conflicto israelí-palestino, que ha durado casi tanto como la propia ONU. La mejor solución será la de dos Estados -Israel y Palestina- para los dos pueblos, sobre la base de las fronteras internacionalmente reconocidas antes de 1967 y de conformidad con las resoluciones 242 y 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, entre otras.


El reciente establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y dos países del Golfo, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, es un acontecimiento político importante que espero pueda ayudar a superar décadas de distanciamiento y desconfianza. Pero sigo creyendo que la única forma de lograr una verdadera "normalización" entre Israel y el mundo árabe es que todas las partes trabajen en pro de una solución duradera de dos Estados que ofrezca paz, justicia, dignidad y seguridad tanto a los palestinos como a los israelíes. Los derechos inalienables de las personas nunca deben ser intercambiados por otros.


En 1945, muchos esperaban que el mundo hubiera aprendido finalmente las lecciones de dos desastrosas guerras mundiales. En palabras de la Carta de las Naciones Unidas, el organismo fue creado para "preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra", y para seguir caminos pacíficos e inclusivos hacia la prosperidad y la democracia mundiales. La red de pactos e instituciones internacionales centrados en la ONU que se han establecido desde entonces está lejos de ser perfecta. Sin embargo, durante más de siete decenios, ha apoyado decididamente la búsqueda de la paz, la seguridad, los derechos humanos y las mejoras económicas y sociales en todo el mundo.


Para poner de relieve este legado, The Elders -un grupo de líderes mundiales independientes fundado por Nelson Mandela, del que tengo el honor de ser vicepresidente- publicó recientemente un informe sobre la defensa del multilateralismo. En él, emitimos cinco llamadas a la acción para los líderes de hoy:


  • Volver a comprometerse con los valores de la Carta de las Naciones Unidas;

  • Facultar a la ONU para que cumpla su mandato de acción colectiva en materia de paz y seguridad;

  • Fortalecer los sistemas de salud para hacer frente a COVID-19 y prepararse para futuras pandemias;

  • Demostrar mayor ambición en el cambio climático para cumplir los objetivos del acuerdo de París;

  • Movilizar el apoyo a todos los objetivos de desarrollo sostenible.


Todos los países deben reconocer que la única manera de lograr estos objetivos es mediante un multilateralismo eficaz, que en última instancia redunda en interés de todos. En la mayoría de los casos, el fracaso de las Naciones Unidas en el cumplimiento de sus objetivos declarados se ha debido a que los Estados miembros -en particular, pero no exclusivamente, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China)- no han cumplido con sus responsabilidades. Cuando los países colocan sus estrechos intereses nacionales por encima de las prioridades comunes, todos salen perdiendo.


Sin dudarlo, en julio recibí con satisfacción la adopción unánime por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de la Resolución 2532, en la que se pedía un alto el fuego mundial para evitar nuevas catástrofes humanitarias en el contexto de la pandemia. También apoyé firmemente esta iniciativa cuando el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, la propuso por primera vez en marzo. Sin embargo, me decepcionó ver tantos meses valiosos desperdiciados en discusiones sobre los detalles del texto.


Las disputas sobre la semántica frente a los conflictos sangrientos y una pandemia sin precedentes enviaron un terrible mensaje al público mundial. Más allá de los efectos directos sobre la salud, las repercusiones económicas de la crisis serán duraderas y severas, y crearán un efecto dominó que se sentirá en muchas partes del mundo frágiles y afectadas por conflictos durante algún tiempo. No era el momento de jugar duro a la diplomacia.


Desde entonces, el Programa Mundial de Alimentos ha advertido que podríamos estar encaminados a la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial, con hasta 600.000 niños que podrían morir de hambre y malnutrición en países muy afectados como el Yemen, Somalia, Nigeria y el Sudán meridional.


La crisis de COVID-19 es un sombrío recordatorio de nuestros lazos humanos comunes y nuestras vulnerabilidades. Si no respondemos a la pandemia y a otras amenazas compartidas con un sentido renovado de solidaridad y acción colectiva, habremos deshonrado a las víctimas del virus y traicionado las esperanzas que la generación fundadora de las Naciones Unidas tenía depositadas en nosotros.


Este artículo fue publicado el 23 de septiembre de 2020

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram