SALUD Y FINANZAS - Comunicado G20 2020


Declaración conjunta Reunión Conjunta de Ministros de Finanzas y Salud del G20 17 de septiembre de 2020 Nuestra prioridad urgente colectiva es superar la pandemia de COVID-19 y aliviar sus impactos sanitarios, sociales y económicos. Seguimos actuando de acuerdo con los compromisos asumidos por nuestros Líderes en su cumbre extraordinaria el 26 de marzo de 2020 y los avances logrados desde entonces. Continuaremos utilizando todas las herramientas de política disponibles para salvaguardar la vida, el empleo y los ingresos de las personas, apoyar la recuperación económica mundial y mejorar la resiliencia de los sistemas financieros y de salud, al tiempo que nos protegemos contra los riesgos a la baja. Reconocemos el impacto positivo de la inversión en el fortalecimiento del sistema de salud sobre la resiliencia económica y el crecimiento, tanto para superar la crisis actual como a largo plazo. Seguimos comprometidos a invertir en una respuesta eficaz a la pandemia de COVID-19 para controlar la propagación del virus y evitar una mayor transmisión; minimizando así la perturbación económica y social al tiempo que reforzamos nuestro apoyo para volver a un crecimiento sólido, sostenible, equilibrado e inclusivo. Hemos movilizado recursos para abordar las necesidades de financiamiento en salud global para apoyar la lucha contra la pandemia de COVID-19 y alentamos esfuerzos conjuntos que incluyen más contribuciones voluntarias a iniciativas, organizaciones y plataformas de financiamiento relevantes. Hacemos hincapié en la necesidad de una respuesta global y la importancia de llevar adelante nuestra acción colectiva para acelerar la investigación, el desarrollo, la fabricación y la distribución de diagnósticos, terapias y vacunas de COVID-19, incluso a través de la Iniciativa Aceleradora de herramientas de acceso a COVID-19 (ACT- A) y el establecimiento de COVAX y el licenciamiento voluntario de propiedad intelectual, con el objetivo de apoyar el acceso equitativo y asequible para todos, que es clave para superar la pandemia y apoyar la recuperación económica global. Observamos que se necesitan más acciones para abordar las necesidades financieras. Pedimos a los Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD) que consideren rápidamente formas de fortalecer el apoyo financiero para el acceso de los países a las herramientas COVID-19. Reconocemos el papel de la inmunización extensiva contra COVID-19 como un bien público mundial para la salud en la prevención, contención y detención de la transmisión.


Continuamos tomando acciones colectivas como parte del Plan de Acción del G20:

Apoyando la economía global a través de la pandemia COVID-19. Reiteramos nuestro compromiso de responder con prontitud a las cambiantes situaciones socioeconómicas y de salud e impulsar la cooperación económica internacional mientras navegamos esta crisis y ansiamos una recuperación económica mundial sólida, sostenible, equilibrada e inclusiva. Reflejaremos los resultados de la reunión de hoy en el Plan de acción actualizado del G20 que se presentará en la reunión de ministros de finanzas y gobernadores de Bancos Centrales del G20 en octubre de 2020 y en la Cumbre de líderes del G20 en noviembre de 2020. Hacemos un llamado a las organizaciones internacionales (OI), en particular el FMI y la OCDE, para seguir integrando los datos pandémicos disponibles en la elaboración de diferentes escenarios en cuanto al impacto económico de la crisis sanitaria en el futuro.

Tomamos nota de la evaluación de las deficiencias en la preparación para una pandemia que la Organización Mundial de la Salud (OMS) llevó a cabo en cooperación con las organizaciones internacionales pertinentes según lo solicitado por los líderes del G20 en marzo de 2020. Esperamos con interés la labor del Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante una Pandemia (IPPR) sobre la evaluación de la respuesta de salud mundial a la pandemia de COVID-19 como se describe en la Resolución de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) sobre COVID-19. Reconocemos el importante papel del sistema y las agencias de las Naciones Unidas, incluida la OMS, al tiempo que consideramos las evaluaciones en curso y la necesidad de fortalecer su eficacia general, en la coordinación y el apoyo de la respuesta global a la pandemia de COVID-19 y los esfuerzos centrales de Estados Miembros en el mismo, como se describe en la Resolución de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) sobre COVID-19. Reconocemos que la pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve la necesidad de fortalecer los sistemas de salud y ha mostrado vulnerabilidades en la capacidad de la comunidad internacional para prevenir, detectar y responder de manera eficaz a las amenazas pandémicas. Esto refuerza la necesidad de cumplir los compromisos para fortalecer los sistemas de salud, en particular mejorando las capacidades de preparación, prevención, detección y respuesta.

Intensificaremos nuestros esfuerzos para apoyar la vigilancia de la pandemia y la inteligencia epidémica, fortalecer las capacidades del sistema de salud y apoyar las plataformas para acelerar la investigación y el desarrollo, para identificar proactivamente y abordar patógenos infecciosos nuevos y reemergentes. Reafirmamos nuestro compromiso con el pleno cumplimiento del Reglamento Sanitario Internacional (RSI 2005), para mejorar su implementación y el intercambio continuo de datos e información oportunos, transparentes y estandarizados, incluyendo las medidas de salud y la eficacia de las intervenciones no farmacéuticas. Fomentamos formas innovadoras de capturar y compartir información fácil de usar y de tomar decisiones.

Volvemos a enfatizar la importancia de unos sistemas de salud que funcionen bien, basados en valores, inclusivos y resilientes que puedan mantener un acceso equitativo y asequible a servicios de salud esenciales y de calidad para todos, especialmente para los más pobres y vulnerables. Reiteramos nuestro compromiso con el Entendimiento Compartido del G20 sobre la Importancia del Financiamiento de la Cobertura Universal de Salud (CSU) en los países en desarrollo para mejorar la resiliencia, prevención, detección, preparación y respuesta de los sistemas de salud mediante la protección e inversión en salud pública. Recordamos nuestro compromiso de avanzar hacia la consecución de la cobertura universal de salud y el importante papel de los países que siguen sus propios caminos de acuerdo con los contextos nacionales y las prioridades de la cobertura universal de salud. Continuaremos abordando el desproporcionado impacto económico y social de la crisis en las mujeres, los jóvenes y los segmentos más vulnerables de la sociedad.


Aunque las medidas actuales son críticas, todavía existen importantes brechas en la preparación y respuesta a una pandemia mundial. Por lo tanto, trabajaremos juntos para sentar las bases de acciones específicas que ayuden a responder a los desafíos más inmediatos planteados por la pandemia COVID-19 y garantizar que el mundo esté mejor preparado para frenar el impacto de futuras crisis relacionadas con la salud de acuerdo con Un Enfoque de Salud. Esto incluye cumplir los compromisos anteriores del G20 para abordar la resistencia antimicrobiana. Integraremos los riesgos económicos de las pandemias, las enfermedades infecciosas resistentes a los medicamentos, las enfermedades no transmisibles y los riesgos de cola de alto impacto de manera más sistemática en el monitoreo y la preparación de riesgos globales del G20. Con el apoyo de las OI pertinentes, construiremos sobre descubrimientos clave, lecciones aprendidas y propondremos recomendaciones para abordar las brechas existentes en la preparación y respuesta para una pandemia mundial antes de la Cumbre de Líderes del G20 en noviembre de 2020.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram