Hay relación entre la especulación financiera y la operación política de los rescates



Embajador de Argentina en Portugal y Cabo Verde, desde 2013, luego de una larga experiencia que incluyó su pase por la ONU y el cargo de embajador en los EEUU, Jorge Argüello escribió el libro “Diálogos sobre a Europa” donde refiere la evolución de la Unión Europea, deteniéndose en el Tratado de Maastricht y en “las consecuencias de la deriva neoliberal seguida a partir de la instauración de la moneda única”. La obra incluye entrevistas con especialistas y políticos, europeos y no europeos, como con Mário Soares, Romano Prodi, Felipe Gonzalez, Ban Ki Moon, João Ferreira do Amaral y Alexis Tsipras, cuando este todavía no era primer ministro de Grecia.

En este último caso, Argüello manifestó no encontrarse sorprendido con la actuación de su Gobierno. “En la entrevista que le hice, a fines del pasado año, ya casi se percibía la intención de convocar a un referéndum. Dejando de lado cualquier evaluación personal, Tsipras está haciendo exactamente lo que me dijo el pasado año que haría. El titulo de aquella entrevista, “Un país no puede pagar sus deudas si no crece”, me recuerda lo que afirmó, en 2003, el entonces Presidente argentino, Nestor Kirchner: “Crecer para pagar”, explica.

Argentina pasó por el “corralito”, Grecia está bajo control de capitales. “No estamos hablando de situaciones muy parecidas y no se debería hacer una asimilación”, aconseja.

“Argentina no llegó a tener una deuda tan elevada como la de Grecia que ya está mas allá del 180% del PIB, un poco más de 300 mil millones de euros, con una caída del 25% en el PIB. Argentina cayó en la crisis por pérdida de competitividad y por un proceso de endeudamiento fenomenal”.

En relación a los errores cometidos en el caso griego, el diplomático refiere: “la falsificación de las estadísticas, que empezó a descubrirse a partir de 2004/05, es gravísima. Solo dudo que nadie supiera de la cuestión. Tengo la clara sensación de que la situación en Grecia era conocida y eso no impidió que el país continuase endeudándose, ni que los bancos, en especial los bancos alemanes y franceses, operasen en el mercado griego con mucha tranquilidad”.

Desde el punto de vista de un observador , Argüello considera que “en la zona euro hay un discurso común con distintas intensidades. Perdió relevancia en Europa el concepto de solidariedad, principio sin el cual la Unión no podría haber sido construida”. Y, con el fenómeno de la financiarización, “fenómeno no solo europeo, sino mundial, que privilegia el dinero para producir mas dinero”, resultado de ello es que los bancos no son los perdedores de la crisis. “Los informes del BCE indican que el destino del rescate griego fue para salvar a los bancos que convirtieron la deuda privada en pública y la mayor parte de esta esta ahora en cabeza de las instituciones y países europeos. Existe una relación entre la especulación financiera y la operación política de los rescates”.

Jorge Argüello sostiene que, “después de la aprobación del Tratado de Maastricht y de la moneda única, se ha producido un cambio en el rumbo de la UE, más relacionado con la financiarización, o sea, el mundo financiero pasó a tener una incidencia inédita en el sistema de toma de decisiones en Europa”. Y agrega: “Como hombre de la política viví con admiración el proceso de integración europea, pues eso permitió cerrar, tal vez para siempre, siglos de conflictos y establecer una paz duradera. También porque la UE implicó un proceso de homogenización de la geografía europea, asumiendo el objetivo de corregir las asimetrías de sus países a través del diseño de una política central, lo que dio origen a los fondos de cohesión, indispensables para promover una unión económica sólidacon. Y la Cláusula Democrática, o sea, la condición de ser una democracia para adherir a la Unión, cuestión que implicó la demora en la entrada de algunos países, como Portugal. Para el continente latinoamericano, que vivió tantos golpes de estado, esto es muy valioso y siempre miramos con atención, admiración y voluntad de imitar el ejemplo europeo. Pero, a partir de la moneda única, la corrección de asimetrías dejó de tener la importancia que tenia, definiéndose un mapa donde pueden identificarse países ganadores y perdedores de este modelo.

Artículo publicado en el diario portugués Diário Económico 02/07/2015


  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram