“Cinco claves de la cumbre del G20 en Bali”, por Justin McCurry

La reunión del G20 en Bali supuso la salida de Xi Jinping de tres años de aislamiento autoimpuesto, con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro australiano, Anthony Albanese, entre los interesados en asegurarse una charla y una foto con el líder chino.



Además, más allá de las tensiones en torno a Taiwán, destacó el tono ampliamente positivo establecido por la reunión bilateral de Xi con el presidente estadounidense Joe Biden, que se mantuvo hasta el final de la cumbre.


Pero también fueron oportunidades para que los homólogos de Xi comunicaran sus quejas en persona. Albanese, el primer ministro australiano que se reúne con Xi desde 2016, describió su encuentro como "positivo y constructivo", pero había planteado la detención de los ciudadanos australianos Cheng Lei y Yang Hengjun, así como los abusos de los derechos humanos contra la población uigur en Xinjiang.


Macron, por su parte, pidió a Xi que persuadiera a Putin para negociar el fin de la guerra en Ucrania, y al parecer dijo que le gustaría visitar China el próximo año, si las restricciones de Covid-19 lo permiten.


Xi y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, tenían previsto mantener su primera conversación cara a cara el jueves.


La cumbre estuvo dominada por la geopolítica, para irritación de sus anfitriones indonesios, que querían que la atención se centrara en la seguridad alimentaria y energética y en la crisis climática.


Gran parte de los asuntos de la jornada inaugural quedaron ahogados por el análisis de la reunión entre Biden y Xi celebrada 24 horas antes. El miércoles, el G20 se convirtió rápidamente en una reunión ad hoc del G7, ya que los líderes se reunieron para discutir su respuesta a la noticia de que un misil de fabricación rusa había caído en Polonia, matando a dos personas cerca de la frontera del país con Ucrania.


La declaración conjunta de Bali emitida el miércoles no fue más allá de los tópicos sin compromiso. En cuanto a la emergencia climática, los líderes del G20 se limitaron a decir que habían resuelto "proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de las temperaturas globales a 1,5C", incluyendo la aceleración de los esfuerzos para "reducir gradualmente" el uso incesante del carbón.


En contraste con Xi, la reunión de Bali aisló aún más a Vladimir Putin, que envió a su ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, para que actuara como saco de arena diplomático tras varios días de dramáticos acontecimientos en Ucrania, incluida la retirada de Rusia de Kherson.


Los líderes mundiales no participaron en la habitual "foto de familia" oficial debido al malestar generalizado por la presencia de Rusia en la cumbre. Lavrov permaneció en su asiento mientras Volodymyr Zelenskiy se refirió al "G19" -el G20 sin Rusia- en un discurso por vídeo. Lavrov abandonó Bali el martes por la noche, antes de la conclusión de la cumbre.


Incluso los aliados tradicionales de Rusia, India y China, parecieron distanciarse del Kremlin, mientras que la declaración del miércoles condenó la agresión rusa en Ucrania "en los términos más enérgicos" y exigió su retirada incondicional.


"La mayoría de los miembros condenaron enérgicamente la guerra en Ucrania", decía la declaración, señalando que Rusia, que es miembro del G20, se oponía a la redacción. Las posiciones adoptadas por China e India no quedaron claras de inmediato.


La reunión bilateral más esperada se produjo antes de que la cumbre se pusiera en marcha. La primera reunión de Biden como presidente con Xi indicaba que había comenzado el "reseteo" de las relaciones entre las dos superpotencias, que los funcionarios de la Casa Blanca habían señalado.


Biden contribuyó a calmar los nervios de la región al declarar que no tenía motivos para creer que una invasión china de Taiwán fuera "inminente", pero no se privó de condenar las provocativas maniobras militares de Pekín en torno a la isla este verano. Sin embargo, aplacó a Xi asegurándole que Washington no se había apartado de su política de "una sola China".


La cuenta oficial china describió las conversaciones como "exhaustivas, francas y constructivas", añadiendo que los funcionarios de ambos gobiernos se basarían en áreas de consenso, un paso adelante en comparación con el rencor de los últimos meses.


Hay que reconocer que el predecesor de Rishi Sunak había puesto el listón muy bajo, pero su debut diplomático fue un éxito modesto. A pesar de las crisis que se avecinan en el país -sobre las acusaciones de acoso de Dominic Raab y Gavin Williamson, la inquietud por la declaración de otoño de Jeremy Hunt, cargada de austeridad, y las críticas a la gestión de su gobierno sobre los cruces de migrantes y refugiados por el Canal de la Mancha-, Sunak ha superado con creces su primera gran prueba de política exterior.


Su enérgica condena de la invasión rusa de Ucrania -y la mirada que dirigió a Lavrov- habrán caído bien en Kiev.


La reunión prevista de Sunak con Xi se canceló por falta de tiempo, pero su afán por reunirse con el líder chino se interpretó como una desviación del enfoque de línea dura de Truss hacia Pekín, y estuvo en consonancia con el tono de menor confrontación de la cumbre hacia la segunda economía más grande del mundo.


Publicado en The Guardian, 16 de noviembre de 2022.