top of page

LA ENERGÍA SOLAR CONTRAATACA

La recuperación de la pandemia y la respuesta a la crisis energética mundial dieron un gran impulso a la inversión mundial en energías limpias, según la Agencia Internacional de Energía (IEA). La inversión mundial en energía solar ya supera la del petróleo: China controla el 80% de la cadena de suministro solar.



La recuperación del bache provocado por la pandemia de COVID-19 y la respuesta a la crisis energética mundial han dado un impulso significativo a la inversión en energías limpias, según la Agencia Internacional de Energía (IEA).


Comparando las estimaciones de la IEA para 2023 con los datos de 2021, la inversión anual en energías limpias ha aumentado mucho más rápido que la inversión en combustibles fósiles durante ese periodo (24% frente a 15%).


“El periodo de intensa volatilidad en los mercados de combustibles fósiles provocado por la invasión de Ucrania por Rusia aceleró el impulso detrás del despliegue de una serie de tecnologías de energía limpia, aunque también provocó una disputa a corto plazo por el suministro de petróleo y gas”, dice la agencia.


En 2023 se invertirán unos 2,8 billones de dólares en energía. Más de 1,7 billones (60%) se destinarán a las energías limpias, incluidas las renovables, la energía nuclear, las redes, el almacenamiento, los combustibles de bajas emisiones, la mejora de la eficiencia y el uso final de las energías renovables y la electrificación. En los dos últimos años, la inversión en energías limpias ha aumentado un 24%, frente al 15% de los combustibles fósiles.


El resto, algo más de 1 billón de dólares, se destina al suministro ininterrumpido de combustibles fósiles y energía, 15% que se destina al carbón y el resto al petróleo y al gas. Por cada dólar gastado en combustibles fósiles, se gastan ahora 1,7 dólares en energías limpias. Hace cinco años esta proporción era de 1 a 1, precisa la IEA.



IEA, Global energy investment in clean energy and in fossil fuels, 2015-2023, IEA, Paris, IEA. Licence: CC BY 4.0


Los factores


Las inversiones en energías limpias se han visto impulsadas por diversos factores, dice el reporte de la agencia. Entre ellos, cita la mejora de la situación económica en una época de precios altos y volátiles de los combustibles fósiles; un mayor apoyo político a través de instrumentos (la Ley de Reducción de la Inflación de EEUU e iniciativas en Europa, Japón, China y otros países; y una alineación de los objetivos climáticos y de seguridad energética entre otros.


Este impulso ha sido liderado por las energías renovables y los vehículos eléctricos, con importantes contribuciones también de otras áreas como las baterías, las bombas de calor y la energía nuclear. Se espera que en 2023 la energía de bajas emisiones represente casi el 90% de la inversión total en generación de electricidad.


“La energía solar es la estrella y se espera que en 2023 se inviertan más de 1.000 millones de dólares al día en energía solar (380.000 millones de dólares en todo el año) superando por primera vez el gasto en petróleo”, estima la IEA.


La demanda de coches eléctricos está en auge y se espera que las ventas crezcan en más de un tercio este año tras un récord en 2022. Como resultado, la inversión en vehículos eléctricos se ha más que duplicado desde 2021, hasta los 130.000 millones de dólares en 2023.


De todos modos, 2022 fue un año extraordinariamente rentable para muchas empresas de combustibles fósiles, que vieron dispararse sus ingresos gracias a la subida de precios. Los ingresos netos por ventas de combustibles fósiles se duplicaron en comparación con la media de los últimos años, y los productores mundiales de petróleo y gas ingresaron alrededor de 4 billones de dólares.


La previsión general de la IEA, basada en el análisis de los planes de gasto anunciados por todas las grandes y medianas empresas de petróleo, gas y carbón, es que la inversión en el suministro de combustibles fósiles sin disminuir aumentará más de un 6% en 2023, hasta alcanzar los 950.000 millones de dólares.


De Rusia y Europa a China




Por la guerra en Ucrania, desde 2022, Rusia redujo los suministros de gas natural por gasoducto a la Unión Europea (UE) en torno al 80% en 2022, con la intención de influir en los consumidores exponiéndolos a facturas más elevadas y a la escasez de suministro tras la invasión de Ucrania.


La IEA explica cómo esto dio lugar a fuertes incentivos políticos y de precios para que los inversores aumentaran el suministro de gas no ruso, construyeran infraestructuras de suministro alternativas y ampliaran las alternativas al gas natural.


La cantidad de nuevos recursos de petróleo y gas aprobados para su desarrollo en 2022 y 2023 ha estado por debajo del nivel medio de la última década. Pero en 2023 se registró un aumento de 25% respecto a 2022 y la mayor parte de las nuevas autorizaciones son para gas natural, lo que refleja la necesidad de sustituir el déficit de suministro ruso.

Una transición segura a la energía limpia depende de unas cadenas de suministro de tecnologías energéticas limpias resistentes y diversificadas afirma la IEA. Se necesitan unos 1,2 billones de dólares de inversión acumulada hasta 2030 en la fabricación de energía limpia y en el suministro de minerales críticos para estar en el buen camino para un escenario de 1,5 °C, además de las inversiones en el sector de la energía cubiertas en este informe.


Las ventas récord de vehículos eléctricos, la fuerte inversión en almacenamiento de baterías para energía (hasta 40.000 millones de dólares en 2023, casi el doble que en 2022) y el impulso de los responsables políticos para ampliar las cadenas de suministro nacionales desencadenaron una ola de nuevos proyectos de fabricación de baterías de litio en todo el mundo. Si todos los anuncios de capacidad se materializaran, en 2030 podría disponerse de 5,2 TWh de nueva capacidad.


China es el principal actor en todas las fases de la fabricación mundial de baterías, con la excepción de la extracción de minerales críticos. En 2022, más del 75% de la capacidad de fabricación de baterías estaba en China. Sin embargo, a pesar de representar dos tercios de las adiciones anuales de capacidad mundial hasta 2030, la cuota china podría caer casi 10 puntos porcentuales a finales de la década.


Una cuestión clave para los fabricantes de baterías es si los suministros de minerales críticos seguirán el ritmo de la demanda. Gracias a los altos precios y al creciente apoyo político, la inversión en minería de minerales críticos aumentó un 30% en 2022. El gasto en exploración también creció, en particular para el litio, el cobre y el níquel, liderado por Canadá y Australia y con actividades en aumento en Brasil y países ricos en recursos en África.


Pero pasar de la exploración a la producción, advierte la IEA, puede llevar más de 10 años. La inversión en minerales críticos puede convertirse en un factor limitante para la fabricación y el despliegue de tecnologías limpias.


Los minerales críticos y las baterías son ámbitos en los que la innovación en tecnologías limpias sigue siendo esencial. El gasto público y privado en investigación y desarrollo ha seguido una tendencia al alza constante. Pero la financiación de capital riesgo para energías limpias, tras alcanzar un máximo en 2022, se enfrenta a vientos en contra en un entorno macroeconómico más difícil.


Publicado el 25/07/2023

bottom of page