LAS RETIRADAS DE EEUU Y RUSIA DEL TRATADO INF




¿Qué ocurrió?


Hace cinco meses, la Administración Trump anunció la retirada unilateral de Estados Unidos del Tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias (INF, por sus siglas en inglés). Este 4 de julio, en respuesta, el gobierno de Vladimir Putin retiró a Rusia.


Lo que se abre ahora, en realidad, es una suspensión temporal del tratado de seis meses, durante los cuales se entablará negociaciones entre las partes para que evitar que sea permanente.


¿Qué es el INF?


El INF es un tratado bilateral vigente desde 1988 entre los Estados Unidos y la Federación Rusa (antes Unión Soviética). Fue diseñado para la destrucción revisable y control permanente de los arsenales balísticos de alcance intermedio. El tratado contempla los misiles entre 500 y 5500 km, y únicamente lanzados desde tierra firme.


¿Por qué Estados Unidos se retiró?


El gobierno de Estados Unidos afirmó que Rusia incumplió las condiciones del tratado. La Administración Obama ya había denunciado un incumplimiento durante la crisis de Ucrania en 2014, cuando se detectaron misiles no permitidos por el INF en una amenaza de Rusia hacia los países europeos que quisieran intervenir en apoyo de Kiev.


Hace poco, Moscú realizó una demostración pública en la que expuso los misiles con las últimas modificaciones, en un gesto político que buscaba apaciguar las acusaciones estadounidenses.


¿Qué hay detrás del anuncio?


El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, también incluyó a China en las justificaciones. Ciertamente, bajo la actual administración, Washington ha decidido mantener su ostensible liderazgo militar global sin ceder ventajas estratégicas a poderes como China.

De hecho, ya el año pasado el Congreso le concedió al Departamento de Defensa un presupuesto especial para la investigación en misiles desde tierra de mediano alcance. La carrera tecnológica y militar, especialmente con China, es una alta prioridad para Estados Unidos.


¿Qué dijo China?


Desde 2007 los esfuerzos por multilateralizar el INF a otras potencias militares y nucleares estuvieron sobre la mesa tanto desde el lado estadounidense como del ruso. Sin embargo, hasta la fecha ninguno de los dos Estados parte había hecho esfuerzos concretos por abrir el tratado a terceros.


Las autoridades chinas dieron la rotunda negativa a crear un nuevo tratado e instaron fuertemente a las partes al diálogo constructivo para el INF continúe vigente.


¿Cómo reaccionó Europa?


Varias cancillerías europeas mostraron su preocupación por el cortocircuito. La máxima representante comunitaria sobre las cuestiones de seguridad, Federica Mogherini, subrayó los beneficios que habían conseguido los países de Europa hasta el momento por la estabilidad producto del INF.


Una potencial carrera balística entre Estados Unidos y Rusia tendría como potencial terreno operativo el europeo, lo cual reviviría viejos fantasmas en medio de fuertes tensiones políticas en la Unión Europea.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram