Q & A RUSIA ELECCIONES 2018



¿Qué se vota el 18 de marzo en Rusia?

Rusia celebrará este 18 de marzo la primera ronda de elecciones presidenciales en las que el actual mandatario, Vladimir Putin (65) se enfrentará a siete candidatos opositores buscando extender sus 18 años en el poder y un último y cuarto mandato de otros seis, hasta 2024.

Hay 108 millones de electores registrados para acudir a las urnas y en caso de que ningún candidato logre una mayoría absoluta de los votos -más del 50%- habrá un ballottage el 8 de abril, entre los dos candidatos más votados en la primera vuelta.

¿Cómo se llega a las elecciones?

Los comicios se desarrollarán en un contexto internacional crispado por el conflicto diplomático entre Rusia y Gran Bretaña, el más grave desde el fin de la Guerra Fría, generado por el intento de envenenamiento en suelo británico de un ex doble espía, del que Londres y sus aliados occidentales responsabilizan a Putin. Rusia ya quedó excluida del G8 tras su intervención en Ucrania y la anexión del territorio de Crimea (2014).

A nivel local, la campaña proselitista se caracterizó por las manifestaciones opositoras de principios de año contra la decisión de la Comisión Electoral de impedir la participación del jurista Alexei Navalni (41), el candidato al que muchas encuestas daban como el rival del actual presidente con más opciones de pasar a una segunda ronda. También influyó una serie de juicios y condenas por corrupción a funcionarios (ex gobernadores y ex ministros) y el descabezamiento de todo el gobierno de la república asociada de Daguestán.

Rusia sufrió con fuerza los efectos de la crisis de 2008, con una primera recesión que se reeditó en 2015-2016, con fuga de capitales y devaluación del rublo. A la caída del precio y la demanda de petróleo y gas, se sumaron la sanciones comerciales occidentales por la intervención en Ucrania. Según el gobierno, la economía crecerá al menos 1,5% en 2018.

¿Por qué Navalni quedó excluido?

Navalni, conocido por sus denuncias de corrupción, fue impugnado como candidato por la Comisión Electoral rusa debido a una condena judicial a cinco años de libertad condicional por malversación de fondos dictada en 2013. El dirigente opositor denunció el proceso como fabricado por el gobierno y llamó a boicotear las elecciones presidenciales.

En su momento, la Unión Europea (UE) denunció que inhabilitación de Navalni "plantea serias dudas sobre el pluralismo político" en Rusia.

¿Qué respondió el Kremlin?

Frente al llamado a la abstención de los seguidores de Navalni, el Kremlin desplegó una campaña para convocar a votar y reducir al máximo una abstención que limitaría el valor político de un triunfo del presidente Putin en primera vuelta.

En un mensaje al país, Putin destacó que se celebrarán “una elección libre” y advirtió a los rusos que si la boicotean los comicios se resolverán “sin que su opinión se haya tenido en cuenta”, por lo que apeló al “amor a la patria” y les pidió expresamente que acudan a las urnas y “usen su voto para elegir el futuro”.

¿Quiénes son los otros candidatos?

Los siete rivales de Putin (Rusia Unida), quien se presenta como “candidato independiente” y según todas las encuestas reúne un 70% de intención de voto, son Pável Grudinin (Partido Comunista, 7-8%), el ultranacionalista Vladimir Zhirinovski (Partido Liberal Demócrata de Rusia, 5-6%), la periodista liberal Xenia Sobchak (Iniciativa Civil, 1-2%), Serguei Baburin (Unión Popular de Rusia), Boris Titov (Partido del Crecimiento), Gregori Yavlinksi (Yabloko) y Maxim Suraikin (Comunistas de Rusia),

¿Qué impacto político pueden tener los comicios?

El resultado de las elecciones pueden confirmar el dominio casi absoluto de Putin sobre los resortes políticos del poder político en Rusia, aunque permitan el testimonio ideológico del resto de las fuerzas y perfilar opciones alternativas dirigenciales a mediano plazo.

Putin ganó su primera elección en 2000, con el 52% de los votos y en primera vuelta. Después repitió inmediatamente en 2004 (71%) y, tras un mandato de su delfín Dmitri Medvedev (2004-2008) en 2012 inauguró los períodos presidenciales de seis años con derecho a una reelección consecutiva con otra victoria aplastante (63%), al cabo de numerosas protestas opositoras previas por la falta de transparencia en los comicios.

La mayoría de los observadores internacionales coinciden en que, por ahora, el poder hegemónico interno de Putin es indiscutible y que la evolución de su gobierno dependerá, más bien, de la evolución de las relaciones diplomáticas, políticas, económicas y comerciales que Rusia establezca con Occidente, con China y con el resto del mundo.

¿Qué plantea la oposición en las urnas?

. Ksenia Sobchak (36), una popular periodista televisiva hija del fallecido ex alcalde petersburgués Anatoli Sobckak, a su vez mentor político del propio Putin, es considerada por algunos como una alternativa a Navalni, pero para otros una coartada electoral creada por el Kremlin para reforzar una imagen democrática del país. Sobchak, ahijada personal de Putin, promueve el ingreso de Rusia a la OTAN y denuncia inmovilismo en el poder, corrupción, distribución injusta de los bienes públicos, el retraso del desarrollo tecnológico y social, el aislamiento internacional y la crisis económica.

. Pável Grudinin (57), dos veces diputado por la coalición oficialista, hasta 2010, desplazó sorpresivamente como candidato independiente del Partido Comunista de Rusia (KPRF) a su histórico líder Guenadi Ziugánov, definiéndose como "candidato de todas las fuerzas de la izquierda patriótica". Su programa, de tono popular, se concentra en la economía, pide que Rusia deje la OMC y modernice su industria, su transporte y su energía.

. Vladimir Zhirinovski (71), líder ultranacionalista del Partido Liberal-Demócrata de Rusia (LDPR) y más recientemente comparado con Donald J. Trump, se presenta a comicios presidenciales por sexta vez con un programa que promete recuperar Asia Central, el Cáucaso, Ucrania y Bielorrusia y proteger a los rusohablantes en el extranjero. . Serguei Baburin (59), un veterano político nacionalista de origen kazajo que en su momento se opuso la disolución de la Unión Soviética (1991) y hoy reivindica la anexión de Crimea, propone a los electores rusos una reforma constitucional para fortalecer todas las ramas del actual sistema político, darle mayor importancia a la economía cooperativa y recuperar programas sociales soviéticos, además de endurecer la política migratoria.

. Maxim Suraikin (40), un historiador que compartió sus negocios en la industria informática con la militancia desde joven en la agrupación Comunistas de Rusia que lo tiene ahora por primera vez como candidato a presidente, impulsa la reactivación de una economía socialista, la nacionalización de la banca y de los demás sectores básicos de actividad, incluyendo la confiscación de bienes adquiridos fruto de la corrupción, la creación de comités ciudadanos en las empresas, todo en un marco internacional de recreación del Pacto de Varsovia.

.Grigori Yavlinksi (65), autor del plan de 500 días en 1990 para transformar la economía soviética en una de mercado, competirá por cuarta vez con su agrupación liberal y pro europea Yabloko insistiendo en sus denuncias de persecución de opositores contra Putin, al que le atribuye el ejercicio de un "estalinismo oculto" y la imposición de un "capitalismo salvaje que raya en el feudalismo". Propone limitar la concentración de propiedad y un programa estatal para erradicar la pobreza financiado con la distribución de dividendos de las mega empresas rusas.

. Boris Titov (57) es un empresario viñatero que ingresó en la Duma en 2016 y ahora propone, desde su Partido del Crecimiento, un máximo desarrollo de los negocios para fortalecer las finanzas del Estado y al rublo como divisa, a partir de un fuerte impulso al intercambio comercial que eluda las sanciones impuestas desde Occidente tras la anexión de Crimea y, ahora, por el conflicto con Gran Bretaña.

Producido por el Equipo Fundación EA.


  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram