El futuro de las cadenas de suministro globales post COVID-19



A medida que el coronavirus causa turbulencia económica en todo el mundo, las cadenas de suministro modernas se enfrentan a una tensión sin precedentes. Por eso, se encuentran cada vez más en la mira de los investigadores, en busca de soluciones del futuro post pandemia.


Durante los meses anteriores a la crisis de COVID-19, las tensiones comerciales habían ido en aumento debido a la escalada de la guerra comercial entre Washington y Beijing, y a una dinámica similar más amplia que recorría varias otras capitales del globo. Este aumento del proteccionismo, junto con los costos concretos y las nuevas barreras financieras, alimentó desafíos y preocupaciones más amplios para las redes de logística que operan a nivel mundial.


La red de cadenas de suministro globalizada de hoy en día se ha optimizado para identificar los plazos mínimos de entrega al precio más bajo posible. Se quiere productos electrónicos hechos en China, pero poder comprarlos baratos.


Sin embargo, los rápidos acontecimientos políticos, el cambio hacia la compra de productos de nicho por parte de los consumidores y, ahora, la pandemia han revelado la debilidad que se encuentra en el centro de este modelo de fabricación.


Se han puesto al descubierto los costos ocultos de las dependencias de una sola fuente y la escasa flexibilidad para adaptarse a las crisis en tiempo real. Hoy en día, se tolerarán precios más altos para ciertos bienes, si esto significa que los obtenemos más rápido y más en línea con nuestras aspiraciones.


Como resultado, el cambio que ya había comenzado hacia una mayor flexibilidad y un abastecimiento a múltiples niveles se acelerará enormemente. En los próximos años, podemos esperar ver una amplia revisión de nuestra infraestructura de la cadena de suministro y un nuevo orden basado en tres dimensiones clave:


De la globalización a la regionalización


Los centros logísticos resurgirán a nivel regional. Para eliminar las dependencias de una sola fuente y establecer una cadena de suministro flexible y adaptable, los integradores de productos, los proveedores de subsistemas y los proveedores de componentes se abastecerán, ensamblarán y entregarán desde sus propios patios.


Ese cambio se inició hace varios años debido al aumento de los costos de la mano de obra china. La que fuera la mayor atracción para las empresas hacia Asia, el diferencial de costos de mano de obra se ha reducido en los últimos años. Sin embargo, lo que sigue atrayendo la atención del extranjero es toda la red de la cadena de suministro de proveedores y sub-proveedores ubicados en esos centros chinos.


Hoy en día, los grandes fabricantes de equipos electrónicos obtienen alrededor del 40% de sus piezas de China, incluyendo el subconjunto. Dado el increíblemente alto número de piezas requeridas - cada una con diferentes plazos de entrega - el retorno a las cadenas de suministro regionales presenta un desafío increíblemente complejo. Sin embargo, ese desafío podría valer la pena en el mundo post-COVID.


Hemos visto el impacto del abastecimiento global en la industria farmacéutica en Europa, que ha importado el 80% de los componentes activos para su suministro de medicamentos de China e India. En el futuro post-COVID, se espera que los gobiernos europeos se aseguren de que puedan obtener estos suministros de su propia región. Por lo tanto, pronto podríamos ver un cambio intencionado hacia el abastecimiento regional.



La cadena de suministro: El nuevo protagonista y la prueba de fuego


Desde el colapso financiero de 2008, las instituciones financieras reguladas de todo el mundo se han visto obligadas a someter sus balances a pruebas de tensión para asegurarse de que están preparadas para una crisis económica. Los gobiernos no lo harían de otra manera.


Del mismo modo, una serie de ciberataques a gran escala en los últimos 10 años ha obligado a las empresas de tecnología a instituir pruebas de penetración para examinar sus mecanismos de seguridad cibernética. Las juntas directivas no lo tendrán de otra manera.


En un mundo post-COVID-19, las pruebas de estrés de la cadena de suministro se convertirán en una nueva norma. El modelo de negocios global distribuido, optimizado para un costo mínimo, está terminado. El modelo del mañana exige nuevas prioridades en la optimización.


La cadena de suministro se ha convertido en un protagonista principal en todas partes, ha pasado de jugar un papel organizativo "entre bastidores" a ser un motor principal del negocio de la empresa.


En el pasado, la estabilidad del volumen permitía a la cadena de suministro ofrecer un alto nivel de servicio y al mismo tiempo reducir los costos con la calidad aceptada. Sin embargo, las cadenas de suministro y las plantas de fabricación permiten una flexibilidad mínima en términos de volumen - como la lucha por satisfacer la demanda de ventiladores ha expuesto.


A medida que los volúmenes se hacen más variables, las cadenas de suministro deben ser más adaptables, especialmente si, como sugieren los pronósticos, los grandes proveedores y operadores logísticos de la industria de la cadena de suministro deben prepararse para los grandes eventos catastróficos como los fenómenos meteorológicos (incendios, inundaciones, tsunamis), brotes pandémicos letales, huelgas, disturbios sociales y las perturbaciones asociadas.


Para maniobrar en aguas agitadas, los navegantes necesitan visibilidad. En ciertas industrias, como la del desarrollo de microprocesadores o la de tecnologías de consumo, los fabricantes de electrónica avanzada ya han producido cuadros de mando completos que exponen el estado completo de la producción y el envío, hasta el último detalle. Los tableros se actualizan cada 20 minutos para ofrecer una visión general en tiempo real de toda la cadena de suministro.


Tal tecnología surgirá inevitablemente como la norma. Considérese la industria farmacéutica, por ejemplo, en la que actualmente no existe una base de datos única, ni centralizada ni distribuida, a partir de la cual se puedan cartografiar los componentes críticos para la fabricación de drogas. Para los proveedores y, en última instancia, para los usuarios finales, la visibilidad sobre el abastecimiento es fundamental y debe mejorarse.



La dimensión humana ha vuelto: Dirección manual y flexibilidad de volumen


La dimensión humana ha vuelto y desempeñará un papel primordial en el reequilibrio de la cadena de suministro mundial durante esta crisis, y mucho más allá.


Los grandes e inesperados cambios en el volumen hacen que los modelos estadísticos sean inútiles. Éstos evalúan eventos como la pandemia como "valores atípicos" y, por lo tanto, los descartan de los datos. Aunque necesitamos visibilidad para que las personas de la cadena de suministro puedan tomar decisiones, la mayoría de las decisiones deben tomarse manualmente. Por lo tanto, el factor humano es clave.


El Principio de Toyota de "autonomía" (automatización con un toque humano) ha demostrado ser el más adaptable. Esto implica automatizar alrededor del 80-90% del sistema, pero permitiendo una oportunidad del 10-20% para que la experiencia humana mejore el funcionamiento del sistema. Humanos de nuevo.


Y mientras las tasas de desempleo aumentan en todo el mundo, las industrias de la salud y la agricultura, así como las tiendas de comestibles, y otros campos de "trabajo esencial" clave se enfrentan a la escasez de mano de obra. Amazon anunció 100.000 nuevas funciones en centros de cumplimiento y redes de entrega, mientras que en China, el regreso de los trabajadores en cuarentena a las plantas de producción y fábricas generó alivio en Occidente. Del mismo modo, a pesar del efecto positivo de la inteligencia artificial en el comercio electrónico eficiente, "la última milla" de la entrega - desde el centro de distribución hasta la puerta - todavía necesita un conductor humano o un operador de aviones no tripulados.


La mano de obra debe ser manejada como un activo clave de adaptación que juega un papel fundamental en un programa de respuesta a la crisis. La escasez respiradores, por ejemplo, requiere nuevas plantas de fabricación para satisfacer la demanda, y dados los dramáticos incrementos de precio de hasta 5 veces más en los puntos de venta en línea, los aumentos en los costos de la mano de obra son factibles y manejables. La apertura de una nueva línea de producción o la modificación de una existente requiere un aumento del capital humano.


COVID-19 ha revelado las debilidades de un sistema de fabricación globalizado y para responder a ellas necesitamos repensar fundamentalmente las cadenas de suministro. Nuestros objetivos a mediano plazo deberían ser hacerlas más regionales, modificar la cadena de suministro como un motor comercial clave y volver a poner el activo humano como el factor más importante para que una empresa ágil tenga éxito.


Publicado por Carlos Cordon en IMD, mayo 2020.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram