top of page

“El verdadero problema de Estados Unidos con China”, por Daron Acemoglu y Simon Johnson

En lugar de asumir que un mayor comercio internacional siempre es bueno para los trabajadores estadounidenses y la seguridad nacional, la administración del presidente estadounidense Joe Biden quiere invertir en capacidad industrial nacional y fortalecer las relaciones de la cadena de suministro con países amigos. Pero por muy bienvenida que sea esa reformulación, es posible que la nueva política no vaya lo suficientemente lejos, especialmente cuando se trata de abordar el problema planteado por China.



El status quo de las últimas ocho décadas fue esquizofrénico. Si bien Estados Unidos siguió una política exterior agresiva (y a veces cínica) consistente en apoyar a dictadores y, en ocasiones, diseñar golpes de estado inspirados por la CIA, también abrazó la globalización, el comercio internacional y la integración económica en nombre de generar prosperidad y hacer que el mundo fuera más amigable con Estados Unidos. intereses.


Ahora que este statu quo se ha derrumbado efectivamente, las autoridades deben articular un reemplazo coherente. Con ese fin, dos nuevos principios pueden formar la base de la política estadounidense. Primero, el comercio internacional debe estructurarse de manera que fomente un orden mundial estable. Si la expansión del comercio pone más dinero en manos de extremistas religiosos o revanchistas autoritarios, la estabilidad global y los intereses estadounidenses se verán afectados. Tal como lo expresó el presidente Franklin D. Roosevelt en 1936, “la autocracia en los asuntos mundiales pone en peligro la paz”.


En segundo lugar, ya no basta con apelar a “ganancias del comercio” abstractas. Los trabajadores estadounidenses necesitan ver los beneficios. Cualquier acuerdo comercial que socave significativamente la calidad y cantidad de los empleos de la clase media estadounidense es malo para el país y su gente, y probablemente provocará una reacción política.


Históricamente, ha habido importantes ejemplos de expansión comercial que han generado relaciones internacionales pacíficas y prosperidad compartida. El progreso logrado desde la cooperación económica franco-alemana posterior a la Segunda Guerra Mundial hasta el Mercado Común Europeo y la Unión Europea es un buen ejemplo. Después de librar guerras sangrientas durante siglos, Europa ha disfrutado de ocho décadas de paz y prosperidad creciente, con algunos contratiempos. Como resultado, los trabajadores europeos están mucho mejor.


Aún así, Estados Unidos tenía una razón diferente para adoptar un mantra de siempre más comercio durante y después de la Guerra Fría: a saber, asegurar ganancias fáciles para las empresas estadounidenses, que ganaban dinero a través del arbitraje fiscal y subcontratando partes de su cadena de producción a países ofreciendo mano de obra a bajo costo.


Aprovechar reservas de mano de obra barata puede parecer coherente con la famosa “ley de la ventaja comparativa” del economista del siglo XIX David Ricardo, que muestra que si cada país se especializa en aquello en lo que es bueno, todos estarán mejor, en promedio. Pero surgen problemas cuando esta teoría se aplica ciegamente en el mundo real.


Sí. Dados los menores costos laborales chinos, la ley de Ricardo sostiene que China debería especializarse en la producción de bienes intensivos en mano de obra y exportarlos a Estados Unidos. Pero todavía hay que preguntarse de dónde proviene esa ventaja comparativa, quién se beneficia de ella y qué implican esos acuerdos comerciales para el futuro.


La respuesta, en cada caso, involucra a las instituciones. ¿Quién tiene derechos de propiedad seguros y protección ante la ley, y cuyos derechos humanos pueden o no ser pisoteados?


La razón por la que el Sur de Estados Unidos suministró algodón al mundo en el siglo XIX no fue simplemente que tuviera buenas condiciones agrícolas y “mano de obra barata”. Fue la esclavitud la que confirió una ventaja comparativa al Sur. Pero este acuerdo tuvo consecuencias nefastas. Los propietarios de esclavos del sur ganaron tanto poder que podrían desencadenar el conflicto más mortífero de la era moderna: la Guerra Civil estadounidense.


No es diferente con el petróleo hoy. Rusia, Irán y Arabia Saudita tienen una ventaja comparativa en la producción de petróleo, por lo que los países industrializados los recompensan generosamente. Pero sus instituciones represivas garantizan que su pueblo no se beneficie de la riqueza de recursos y aprovechan cada vez más las ganancias de su ventaja comparativa para causar estragos en todo el mundo.


China puede parecer diferente, al principio, porque su modelo exportador ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza y ha producido una enorme clase media. Pero China debe su “ventaja comparativa” en el sector manufacturero a instituciones represivas. Los trabajadores chinos tienen pocos derechos y a menudo trabajan en condiciones peligrosas, y el Estado depende de subsidios y crédito barato para apuntalar a sus empresas exportadoras.


Ésta no era la ventaja comparativa que Ricardo tenía en mente. En lugar de beneficiar en última instancia a todos, las políticas chinas se produjeron a expensas de los trabajadores estadounidenses, que perdieron sus empleos rápidamente ante un aumento incontrolado de las importaciones chinas en el mercado estadounidense, especialmente después del acceso de China a la Organización Mundial del Comercio en 2001. La economía china creció, el Partido Comunista de China pudo invertir en un conjunto aún más complejo de tecnologías represivas.


La trayectoria de China no augura nada bueno para el futuro. Puede que todavía no sea un Estado paria, pero su creciente poder económico amenaza la estabilidad global y los intereses estadounidenses. Contrariamente a lo que creían algunos científicos sociales y formuladores de políticas, el crecimiento económico no ha hecho a China más democrática (dos siglos de historia muestran que el crecimiento basado en la extracción y la explotación rara vez lo hace).


Entonces, ¿cómo puede Estados Unidos poner la estabilidad global y a los trabajadores en el centro de la política económica internacional? En primer lugar, se debe disuadir a las empresas estadounidenses de colocar eslabones críticos de la cadena de suministro de manufactura en países como China. El ex presidente Jimmy Carter fue ridiculizado durante mucho tiempo por enfatizar la importancia de los derechos humanos en la política exterior estadounidense, pero tenía razón. La única manera de lograr un orden global más estable es garantizar que prosperen los países genuinamente democráticos.


Los jefes corporativos que buscan ganancias no son los únicos culpables. La política exterior estadounidense ha estado plagada de contradicciones durante mucho tiempo, y la CIA a menudo socavaba regímenes democráticos que no estaban en sintonía con los intereses nacionales o incluso corporativos de Estados Unidos. Es esencial desarrollar un enfoque más basado en principios. De lo contrario, las afirmaciones de Estados Unidos de defender la democracia o los derechos humanos seguirán sonando huecas.


En segundo lugar, debemos acelerar la transición hacia una economía neutra en carbono, que es la única manera de quitarle poder a los petroestados parias (y resulta que también es buena para crear empleos en Estados Unidos). Pero también debemos evitar cualquier nueva dependencia de China para el procesamiento de minerales críticos u otros insumos “verdes” clave. Afortunadamente, hay muchos otros países que pueden suministrarlos de manera confiable, incluidos Canadá, México, India y Vietnam.


Finalmente, la política tecnológica debe convertirse en un componente clave de las relaciones económicas internacionales. Si Estados Unidos apoya el desarrollo de tecnologías que benefician al capital sobre la mano de obra (a través de la automatización, la deslocalización y el arbitraje fiscal internacional), estaremos atrapados en el mismo mal equilibrio del último medio siglo. Pero si invertimos en tecnologías que favorezcan a los trabajadores y que generen mayor experiencia y productividad, tenemos una posibilidad de hacer que la teoría de Ricardo funcione como debería.


Publicado el 13/11/2023 en Project Syndicate por Daron Acemoglu y Simon Johnson

bottom of page