ESCOCIA VOTA PENSANDO EN OTRO REFERÉNDUM

El abrumador triunfo conservador en las elecciones generales británicas de 2019, que allanó el camino al premier Boris Johnson para sacar al Reino Unido de la Unión Europea (UE), impulsó por contraste un gran avance electoral del Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés), revivió el impulso independentista en Escocia y reavivó el fantasma de un futuro desmembramiento territorial de la actual Gran Bretaña.

Este 6 de mayo, los escoceses -que en 2016 rechazaron el Brexit (62%)- elegirán su nuevo Parlamento. El SNP vuelve a partir como favorito para mantener a la independentista Nicola Sturgeon (50) como ministra principal de Escocia y, con ello, volver a presionar a Johnson con la posibilidad de un nuevo referéndum como el de 2014, en el que según los sondeos los escoceses volverían a votar divididos casi en partes iguales por el Sí y por el No.


A las elecciones escocesas acudirán en total 25 partidos (el SNP, el Conservador, el Laborista, los Verdes y los Liberal Demócratas, los más importantes) y se necesita al menos 6% de los votos en un distrito para obtener la banca en juego (el sistema electoral de Escocia es mixto y distribuye bancas por distritos uninominales y por voto proporcional).


¿Cuál es el peso de Escocia en el Reino Unido?

Escocia, unida políticamente con Inglaterra al Reino Unido de la Gran Bretaña en 1707 (pues la unión dinástica había ya ocurrido en 1603), tiene 5,4 millones de habitantes, que representan el 8,1 % de la población del Reino Unido (66,4 millones), un territorio (79 mil km2) que equivale a poco menos de la mitad de Uruguay y una economía que supone el 9 % del PIB de todo el país.


Escocia mantiene una tasa de desempleo similar a la de todo el Reino Unido (6 %) pero su economía depende de los ingresos del petróleo y el gas del Mar del Norte, que multiplicó la riqueza del país casi veinte veces desde principios de los 90 y que eleva la renta por habitante por encima de la media británica.


El Parlamento escocés tiene la facultad de aprobar leyes sobre aspectos de la vida en Escocia, como la sanidad, la educación y el transporte, y tiene algunas competencias en materia de impuestos y prestaciones sociales.


¿Cómo votó Escocia en las últimas elecciones generales?

En las elecciones generales del 12 de diciembre de 2019, la nación escocesa puso en juego 59 bancas para el Parlamento británico. El SNP, liderado por la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ganó 48 de las 59 bancas (13 más que en 2017), para convertirse en tercera fuerza de Westminster (el 45% del sufragio popular le rindió el 80% de los escaños: el sistema electoral atribuye la única banca por distrito al candidato más votado).


El resto de las bancas escocesas para el Parlamento británico quedaron distribuidas de esta manera: 6 bancas para el Partido Conservador (25% de los votos); 4 para los Liberal Demócratas (6,8%); y sólo 1 para los Laboristas (18,6%).



¿Cuál es el origen del nacionalismo escocés?


El nacionalismo escocés se mantuvo vivo desde la primitiva unión con Inglaterra que dio origen a Gran Bretaña (1707). Tras la creación del SNP, en 1934, evolucionó con altibajos (en 1974, con el 30% de votos llegó a ganar 11 bancas en el Parlamento británico pero perdió casi todas en las dos décadas siguientes) hasta conseguir un Parlamento propio, en 1999, que tiene poderes restringidos en asuntos de salud, educación y medio ambiente.


El gobierno de Escocia quedó desde 2007 en manos de una coalición conformada por el SNP, liderado entonces por Alex Salmond, y en 2010, el partido ya conquistó 6 de los 59 bancas para el Parlamento británico. En 2011, el SNP ganó la mayoría absoluta en Escocia y Salmond impulsó el referéndum sobre la independencia celebrado en 2014, con el aval del ejecutivo británico (55% a 45% en favor de la permanencia en el Reino Unido).


¿Cómo evolucionó recientemente el voto escocés?

El SNP había perdido una primera batalla por la independencia de Escocia en el referéndum de 2014, cuando una mayoría ajustada (55% a 45%) se pronunció por mantenerse dentro del Reino Unido, pero la posibilidad de una salida de la UE era todavía muy lejana, la gran mayoría de los escoceses se declaraba europeísta y el premier conservador David Cameron ni siquiera se había convocado al plebiscito que aprobó el Brexit en 2016.


En las siguientes elecciones generales, de 2017, el SNP obtuvo 35 bancas para el Parlamento británico, desde donde continuó bregando tanto por una futura independencia de la nación como por mantenerla dentro de la Unión Europea, a diferencia de Inglaterra y Gales, que votaron mayoritariamente por el Brexit.


¿Cómo afrontaron el Brexit los escoceses?

En el referéndum de 2016, los escoceses votaron mayoritariamente a favor del Remain (permanencia en la UE), con un 62% de los votos, en línea con los resultados de Irlanda del Norte (56%), y en contraste con Inglaterra (53,2% a favor de la ruptura) y Gales (51,7%).


"No queremos el Brexit y aspiramos a que Escocia tenga en sus manos su propio futuro", anunció la ministra principal y líder nacionalista Sturgeon después de las elecciones generales del 12 de diciembre, que le dieron un claro mandato y respaldo a su apuesta de volver a celebrar pronto una consulta sobre la independencia escocesa.


¿Qué perspectivas tiene el independentismo escocés?

Estas elecciones del 6 de mayo de 2021 al Parlamento escocés serán decisivas en la pretensión del SNP de impulsar y convocar un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia, ahora que el Reino Unido abandonó ya la Unión Europea, contra la voluntad de la gran mayoría de los propios escoceses. Nicola Sturgeon llamó a todos los partidos escoceses a apoyar el derecho de Escocia a organizar un segundo referéndum de independencia. A la luz del resultado de las elecciones británicas, sacar a Escocia de la UE en contra de su voluntad es "total y completamente insostenible".


Los conservadores han perdido 17 elecciones consecutivas para el parlamento británico en Escocia, desde 1959. El 74% de los votos en Escocia fueron a partidos que apoyaban permanecer en la UE o estaban a favor de un segundo referéndum de la UE. El 90% de los escaños fueron ganados por partidos pro referéndum o pro UE.


¿Cuál es la oferta electoral hoy en Escocia?

Sturgeon consideró estos comicios “los más importantes de la historia del Parlamento escocés” y anunció que la prioridad del SNP si sigue en el poder será "conducir a Escocia a través de la crisis de COVID19 y poner en marcha la recuperación" a través del refuerzo del sistema de salud pública, la protección del empleo y el apoyo a niños y jóvenes.


El candidato del Partido Conservador, Douglas Ross, eligió la frontera entre Escocia e Inglaterra para llamar a los votantes a que hagan valer la "mayoría anti-referéndum” de independencia y “pro-Reino Unido en Escocia”, para evitar un crash de la economía escocesa y dejar a Gran Bretaña al borde de la desaparición.


Los laboristas escoceses prefirieron concentrar su campaña en la recuperación económica post COVID19, mientras los Verdes promueven la gratuidad del transporte para jóvenes en tren y ferry (desde este año, vale para los autobuses) y los liberal demócratas se ofrecen como aliados de los conservadores para frenar cualquier intento independentista.


¿Qué vaticinan las encuestas?

Una clave escondida de estas elecciones escocesas es cuánta gente acude a votar. Desde 1999, la participación media ha sido de 53% del electorado, con la más baja en 2003 (49%), pero en 2016, los 41 distritos con menor concurrencia las urnas fueron conquistados todos por el SNP de Sturgeon, que perdió en 3 de los 10 distritos donde más se votó. Se esperan más votos por correo, pero pocos cambios en la participación.


El Parlamento está compuesto por 129 diputados elegidos cada cuatro años con un sistema mixto proporcional y directo: 73 proceden de la elección en 73 distritos unipersonales y 52 se reparten proporcionalmente entre ocho regiones distintas (7 diputados por cada una).


Las últimas encuestas dejan al SNP al borde de la mayoría absoluta al SNP de Sturgeon, 39% (+3 respecto de 2016), contra 22% (+1) de los conservadores, 16% (-2) de los laboristas, 8% de los Verdes (-2), 7% de los Liberal Demócratas (+1).


Publicado el 04/05/2021.