FINANZAS - Comunicado G20 2020


Comunicado

Reunión de Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20

14 de Octubre de 2020

Si bien la economía mundial está experimentando una fuerte contracción en 2020 debido al impacto de la pandemia COVID-19, el panorama es menos negativo y la actividad económica mundial muestra signos de recuperación a medida que nuestras economías se han reabierto gradualmente y los impactos positivos de nuestras importantes acciones de política comenzaron a materializarse. Sin embargo, la recuperación es desigual, muy incierta y está sujeta a elevados riesgos a la baja. Reafirmamos nuestra determinación de seguir utilizando todas las herramientas de política disponibles durante el tiempo que sea necesario para salvaguardar la vida, el empleo y los ingresos de las personas, apoyar la recuperación económica mundial y mejorar la resiliencia del sistema financiero, al tiempo que nos protegemos contra los riesgos a la baja.


El Plan de Acción del G20, respaldado en nuestra reunión del 15 de abril de 2020, establece los principios clave que guían nuestra respuesta y nuestros compromisos con acciones específicas para impulsar la cooperación económica internacional a medida que navegamos esta crisis y tomamos medidas para apoyar la recuperación y lograr un crecimiento sólido, sostenibles, equilibrado e inclusivo. Reconociendo que los miembros se encuentran en diferentes etapas de respuesta a la crisis y que el panorama económico mundial continúa evolucionando, respaldamos las actualizaciones al Plan de Acción del G20 (Anexo I). Estas actualizaciones asegurarán que respondamos rápidamente a la cambiante situación económica y sanitaria. El panorama mundial sigue transformándose rápidamente por cambios económicos, sociales, ambientales, tecnológicos y demográficos. Mantendremos y fortaleceremos según sea necesario nuestros esfuerzos, considerando las diferentes etapas de la crisis, para lograr un crecimiento fuerte, sostenible, equilibrado e inclusivo, aprovechando al máximo las transformaciones actuales en la configuración de la recuperación, de manera consistente con nuestra agenda pre crisis. Reiteramos nuestro compromiso de que el Plan de Acción del G20 es un documento vivo y de revisarlo, actualizarlo, realizar seguimiento de su implementación e informar periódicamente.


Destacamos la urgente necesidad de controlar la propagación del virus, clave para apoyar la recuperación económica mundial, y avanzaremos con los compromisos acordados en la reunión de Ministros de Finanzas y Salud del G20 del 17 de septiembre de 2020.

Continuaremos facilitando el comercio internacional, la inversión y fortalecer la resiliencia de las cadenas de suministro para apoyar el crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo. Continuaremos tomando acciones conjuntas para fortalecer la cooperación y los marcos internacionales.


Continuamos comprometidos a seguir trabajando juntos para apoyar a los países más pobres a medida que abordan los desafíos sanitarios, sociales y económicos asociados con la pandemia de COVID-19. Seguimos comprometidos con la implementación de la Iniciativa de suspensión del servicio de la deuda (DSSI), que permite a los países elegibles para DSSI suspender los pagos oficiales del servicio de la deuda bilateral hasta fines de 2020.


Celebramos los avances logrados hasta ahora. El informe preliminar del marco de seguimiento fiscal del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Grupo del Banco Mundial (GBM) destacó que, junto con un financiamiento excepcional, el DSSI está facilitando significativamente un mayor gasto asociado con la pandemia. El FMI y el GBM también han continuado trabajando en su propuesta sobre un proceso para fortalecer la calidad y consistencia de los datos de deuda y mejorar la divulgación de deuda, y esperamos continuar con los esfuerzos en esta área. A la luz de la continua presión de liquidez, mientras abordamos progresivamente las vulnerabilidades de la deuda, acordamos extender el DSSI por 6 meses, y examinar antes de las Reuniones de Primavera del FMI / GBM de 2021 si la situación económica y financiera requiere extender aún más el DSSI por otros 6 meses, con complementos específicos a la Hoja de Términos de DSSI de abril de 2020 como se establece en el apéndice adjunto (Anexo II), que también es acordado por el Club de París.


Todos los acreedores bilaterales oficiales deben implementar esta iniciativa de manera completa y transparente. Continuaremos coordinando estrechamente su implementación en curso para brindar el máximo apoyo a los países elegibles para DSSI. Estamos decepcionados por la ausencia de avances en la participación de los acreedores privados en el DSSI, y los alentamos encarecidamente a participar en condiciones comparables cuando lo soliciten los países elegibles. Damos la bienvenida a los compromisos de los bancos multilaterales de desarrollo (BMD) de USD 75 mil millones para los países elegibles para DSSI solo durante el período comprendido entre abril y diciembre de 2020, parte de su compromiso de USD 230 mil millones para los países emergentes y de bajos ingresos como respuesta a la pandemia.


Al tiempo que protegen sus calificaciones actuales y el bajo costo de financiamiento, se alienta a los BMD a seguir adelante con sus esfuerzos colectivos para apoyar el DSSI, incluso proporcionando flujos netos positivos a los países elegibles para DSSI durante el período de suspensión, incluido el período de extensión. Pedimos a los BMD que proporcionen más detalles sobre los nuevos recursos proporcionados a cada país elegible. Basándonos en la propuesta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de albergar el repositorio de datos, esperamos seguir actualizando la implementación de los Principios voluntarios para la transparencia de la deuda del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).


Dada la escala de la crisis de COVID-19, las importantes vulnerabilidades de la deuda y el deterioro de las perspectivas en muchos países de bajos ingresos, reconocemos que es posible que se requieran tratamientos de la deuda más allá del DSSI caso por caso. En este contexto, acordamos en principio un “Marco común para los tratamientos de la deuda más allá del DSSI”, que también es acordado por el Club de París. Esperamos la aprobación del Marco Común por parte de los miembros, sujeto a sus procedimientos de aprobación nacionales. Con este fin, convocaremos, antes de la Cumbre de Líderes del G20 de Riad en noviembre de 2020, una reunión extraordinaria de Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20 en la que publicaremos el Marco Común y también discutiremos cuestiones pendientes relacionadas con el DSSI.


Reiteramos nuestro compromiso de garantizar una red de seguridad financiera mundial más sólida con un FMI fuerte, basado en cuotas y con los recursos adecuados en su centro, y mantendremos las demandas de recursos del FMI bajo estricta revisión. Reiteramos nuestro llamamiento al FMI para que explore herramientas adicionales que puedan satisfacer las necesidades de los miembros, aprovechando la experiencia pertinente de crisis anteriores.


Más allá de la respuesta a la crisis, pedimos al FMI que prepare un análisis de las necesidades de financiamiento externo en los países en desarrollo de bajos ingresos en los próximos años y las opciones de financiamiento sostenible, y al GBM, que amplíe su trabajo y despliegue instrumentos de nuevas formas para movilizar financiamiento privado a estos países. También continuamos apoyando la iniciativa del G20 Compact with Africa (CwA).


Continuaremos nuestra cooperación para un sistema fiscal internacional moderno, sostenible y globalmente justo. Reconocemos que la pandemia de COVID-19 ha impactado el trabajo de abordar los desafíos fiscales que surgen de la digitalización de la economía. Damos la bienvenida a los Informes sobre los Planos para el Pilar 1 y el Pilar 2 aprobados para su publicación por el Marco Inclusivo del G20/OCDE sobre Erosión de Base y Traslado de Beneficios (BEPS). Sobre esta sólida base, mantenemos el compromiso de seguir avanzando en ambos pilares e instamos al Marco Inclusivo del G20/OCDE sobre BEPS a abordar los problemas restantes con miras a alcanzar una solución global y basada en el consenso para mediados de 2021. Acogemos con satisfacción el informe aprobado por el Marco Inclusivo del G20/OCDE sobre BEPS sobre las implicaciones de la política fiscal de las monedas virtuales. Celebramos el progreso realizado en la implementación de las normas de transparencia fiscal acordadas internacionalmente. Continuaremos con nuestro apoyo a los países en desarrollo para fortalecer su capacidad fiscal para construir bases de ingresos fiscales sostenibles.


Reiteramos nuestro compromiso con los principios de la Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), que sustentan las respuestas nacionales e internacionales al COVID-19. Esperamos con interés la revisión integral del FSB de la crisis de marzo de 2020, incluida su evaluación sobre si el sector de intermediación financiera no bancaria fue lo suficientemente resistente. La pandemia ha reafirmado la necesidad de mejorar los acuerdos de pago transfronterizos globales para facilitar transacciones de pago más baratas, rápidas, inclusivas y transparentes, incluidas las remesas. Con ese fin, respaldamos la Hoja de Ruta del G20 para Mejorar los Pagos Transfronterizos, que incluye pasos prácticos y plazos indicativos para abordar los desafíos identificados. Solicitamos al FSB, en coordinación con las organizaciones internacionales y los organismos que establecen los estándares, que supervise el progreso, revise la hoja de ruta e informe anualmente al G20. Con el espíritu de fomentar la innovación responsable, damos la bienvenida al trabajo del FSB sobre la creciente entrada de BigTech en finanzas en los mercados emergentes y los países en desarrollo y el uso de tecnología de supervisión y regulación por parte de las autoridades e instituciones reguladas, incluido el trabajo en el G20 TechSprint, un iniciativa conjunta con el Centro de Innovación del Banco de Pagos Internacionales (BIS), que busca soluciones a los desafíos normativos y de supervisión comunes de la comunidad global de FinTech.


Esperamos que el FSB complete la evaluación de los efectos de las reformas denominadas “demasiado grandes para fracasar”. También acogemos con agrado los informes sobre el trabajo para evitar una fragmentación dañina del mercado del FSB y la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), y esperamos con interés su trabajo adicional sobre este tema. Pedimos al FSB que continúe profundizando su análisis sobre prociclicidad y solvencia crediticia. Damos la bienvenida al Plan de Acción de Inclusión Financiera del G20 actualizado (FIAP 2020), que guiará el trabajo de la Alianza Global para la Inclusión Financiera (GPFI) durante los próximos tres años. Damos la bienvenida a la finalización del "Programa de trabajo y estructura de GPFI: una hoja de ruta hacia 2020", incluidos los Términos de referencia de GPFI actualizados - 2020 como actividad final de optimización. Movilizar las finanzas sostenibles y fortalecer la inclusión financiera son importantes para el crecimiento y la estabilidad mundial. El FSB continúa examinando las implicaciones del cambio climático en la estabilidad financiera. Damos la bienvenida a la creciente participación y transparencia del sector privado en estas áreas.


Si bien las innovaciones tecnológicas responsables pueden generar beneficios significativos para el sistema financiero y la economía en general, estamos monitoreando de cerca los desarrollos y permanecemos atentos a los riesgos existentes y emergentes. Apoyamos que ninguna de las denominadas "monedas estables globales" comience a operar hasta que todos los requisitos legales, regulatorios y de supervisión relevantes se aborden de manera adecuada mediante un diseño apropiado y adhiriéndose a los estándares aplicables.


Apoyamos el trabajo continuo de los organismos internacionales pertinentes sobre los beneficios y riesgos existentes y emergentes que surgen de la innovación financiera. Con este fin, damos la bienvenida a los informes sobre las denominadas "monedas estables globales" y otros arreglos similares presentados por el FSB, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y el FMI. Apoyamos las recomendaciones de alto nivel del FSB que promueven una regulación, y supervisión coherente y eficaz de las denominadas "monedas estables globales" en todas las jurisdicciones y esperamos que el FSB supervise su implementación. También esperamos que los organismos de establecimiento de estándares participen en la revisión de los estándares existentes a la luz del informe del FSB y hagan los ajustes necesarios. Esperamos con interés el trabajo adicional del FMI sobre las implicaciones macrofinancieras de las monedas digitales y las denominadas "monedas estables globales".


Apoyamos el trabajo continuo del GAFI para abordar los riesgos de lavado de dinero (LA), financiamiento del terrorismo (FT) y financiamiento de la proliferación relacionados con los activos virtuales y las llamadas 'monedas estables' y pedimos la implementación completa, efectiva y rápida de los estándares del GAFI en todo el mundo. Damos la bienvenida a los esfuerzos del GAFI para resaltar los riesgos de LA/FT que han surgido durante la pandemia de COVID-19 y las respuestas políticas para abordarlos. Apoyamos los continuos esfuerzos para fortalecer la resiliencia cibernética y damos la bienvenida al conjunto de herramientas del FSB de prácticas efectivas de respuesta y recuperación ante incidentes cibernéticos.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram