top of page

“Israel tiene que elegir: Rafah o Riad”, por Thomas Friedman

La diplomacia estadounidense para poner fin a la guerra de Gaza y forjar una nueva relación con Arabia Saudí ha ido convergiendo en las últimas semanas en una única y gigantesca elección para Israel y el primer ministro Benjamin Netanyahu: ¿Qué prefieren, Rafah o Riad?



¿Quieren montar una invasión a gran escala de Rafah para intentar acabar con Hamás -si es que eso es posible- sin ofrecer ninguna estrategia de salida israelí de Gaza, ni horizonte político para una solución de dos Estados con palestinos que no lidere Hamás? Si sigue este camino, no hará sino agravar el aislamiento global de Israel y forzar una ruptura real con la Administración Biden.


¿O quiere normalizar relaciones con Arabia Saudí, una fuerza árabe de mantenimiento de la paz para Gaza y una alianza de seguridad liderada por Estados Unidos contra Irán? 


Esto tendría un precio diferente: un compromiso de su gobierno para trabajar por un Estado palestino con una Autoridad Palestina reformada, pero con el beneficio de insertar a Israel en la más amplia coalición de defensa árabe-estadounidense-israelí de la que jamás haya disfrutado el Estado judío y el mayor puente con el resto del mundo musulmán que jamás se le haya ofrecido a Israel, y a la vez crear, al menos, cierta esperanza de que el conflicto con los palestinos no será una “guerra eterna”.


Es una de las decisiones más cruciales que Israel haya tenido que tomar jamás. Y lo que me parece a la vez inquietante y deprimente es que no haya ningún dirigente israelí importante en la coalición gobernante, la oposición o el Ejército que ayude sistemáticamente a los israelíes a entender esa elección -ser un paria mundial o un socio en Medio Oriente- o que explique por qué debería elegir la segunda.


Soy consciente de lo traumatizados que están los israelíes por los despiadados asesinatos, violaciones y secuestros de Hamás del 7 de octubre. No me sorprende que mucha gente allí sólo quiera venganza, y que sus corazones se hayan endurecido hasta tal punto que no puedan ver ni preocuparse por todos los civiles, incluidos miles de niños, que han muerto en Gaza mientras Israel se abría paso para intentar eliminar a Hamás. Todo esto se ha endurecido aún más por la negativa de Hamás hasta ahora a liberar a los rehenes restantes.


Pero la venganza no es una estrategia. Es una total locura que Israel lleve ya más de seis meses en esta guerra y que la cúpula militar israelí -y prácticamente toda la clase política- haya permitido a Netanyahu seguir persiguiendo una “victoria total” allí, incluyendo probablemente pronto la incursión en Rafah, sin ningún plan de salida ni socio árabe preparado para intervenir una vez que termine la guerra. 


Si Israel acaba con una ocupación indefinida tanto de Gaza como de Cisjordania, sería una sobrecarga militar, económica y moral tóxica que haría las delicias del enemigo más peligroso de Israel, Irán, y repelería a todos sus aliados en Occidente y en el mundo árabe.


Al principio de la guerra, los líderes militares y políticos israelíes nos decían que los líderes árabes moderados querían que Israel acabara con Hamás, una rama de los Hermanos Musulmanes detestada por todos los monarcas árabes. Claro que les habría gustado que Hamás desapareciera, si hubiera podido hacerse en pocas semanas y con pocas víctimas civiles.


Ahora está claro que no puede ser, y prolongar la guerra no interesa a los Estados árabes moderados, en particular a Arabia Saudí.


Por las conversaciones que he mantenido aquí en Riad y en Washington, describiría así la opinión del príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman sobre la invasión israelí de Gaza hoy: salir tan pronto como sea posible. Todo lo que Israel está haciendo en este momento es matar a más y más civiles, poner a los saudíes que favorecían la normalización con Israel en su contra, crear más reclutas para Al Qaeda y el ISIS, empoderar a Irán y sus aliados, fomentar la inestabilidad y alejar la tan necesaria inversión extranjera de esta región. 


La idea de acabar con Hamás “de una vez por todas” es una quimera, en opinión de los saudíes. Si Israel quiere seguir realizando operaciones especiales en Gaza para acabar con los líderes, no hay problema. Pero que sea sin tropas permanentes sobre el terreno. Por favor, lleguen a un alto el fuego total y a la liberación de los rehenes lo antes posible y céntrese en el acuerdo de normalización de la seguridad entre Estados Unidos, Arabia Saudí, Israel y Palestina.


Ese es el otro camino que Israel podría tomar ahora mismo, el que ningún líder importante de la oposición israelí defiende como prioridad absoluta, pero por el que abogan la Administración Biden y los saudíes, egipcios, jordanos, bahreiníes, marroquíes y emiratíes. Su éxito no es en absoluto seguro, pero tampoco lo es la "victoria total" que promete Netanyahu.


Este otro camino comienza con la renuncia de Israel a cualquier invasión militar total de Rafah, que está pegado a la frontera con Egipto y es la principal ruta por la que la ayuda humanitaria entra en Gaza en camiones. La zona alberga a más de 200.000 residentes permanentes y ahora también a más de un millón de refugiados del norte de Gaza. También es donde se dice que están atrincherados los cuatro últimos batallones más intactos de Hamás y, tal vez, su líder Yahya Sinwar.


Los asesores de Biden han estado diciendo públicamente a Netanyahu que no debe emprender una invasión a gran escala de Rafah sin un plan creíble para sacar del camino a ese más de un millón de civiles, y que Israel aún no ha presentado dicho plan. Pero en privado están siendo más tajantes y le están diciendo a Israel "No a la invasión masiva de Rafah, y punto".


Un alto funcionario estadounidense me lo dijo de esta manera: "No estamos diciendo a Israel que deje en paz a Hamás. Estamos diciendo que creemos que hay una forma más selectiva de perseguir a los dirigentes, sin arrasar Rafah bloque a bloque". Biden, insistió, no está tratando de perdonar a los jefes de Hamás, sólo de evitar a Gaza otro espasmo de pérdidas masivas de civiles.


Recordemos, añadió el funcionario, que Israel pensaba que los jefes de Hamás estaban en Jan Yunis y destruyó gran parte de esa ciudad buscándolos y no los encontró. E hicieron lo mismo con la ciudad de Gaza en el norte. ¿Qué ocurrió?


Sin duda, muchos combatientes de Hamás murieron allí, pero muchos otros simplemente se disolvieron entre las ruinas y ahora han vuelto a aparecer, hasta el punto de que el 18 de abril una unidad de Hamás pudo disparar un cohete desde Beit Lahia, en el norte de Gaza, hacia la ciudad israelí de Ashkelon.


Los funcionarios estadounidenses están convencidos de que si Israel destruye ahora todo Rafah, después de haber hecho lo mismo con grandes partes de Jan Yunis y la ciudad de Gaza, y no tiene un socio palestino creíble que le alivie de la carga de seguridad que supone gobernar una Gaza destrozada, estará cometiendo el tipo de error que Estados Unidos cometió en Irak y acabará enfrentándose a una insurgencia permanente además de a una crisis humanitaria permanente. Pero habría una diferencia fundamental: Estados Unidos es una superpotencia que puede fracasar en Irak y recuperarse. Para Israel, una insurgencia permanente en Gaza sería paralizante, sobre todo si no le quedan amigos.


Y por eso funcionarios estadounidenses me dicen que si Israel monta una operación militar de envergadura en Rafah, a pesar de las objeciones de la administración, el presidente Biden consideraría restringir ciertas ventas de armas a Israel.


Esto no es sólo porque la administración Biden quiera evitar más víctimas civiles en Gaza por motivos humanitarios o porque inflamarían aún más a la opinión pública mundial contra Israel y harían aún más difícil para el equipo de Biden defender a Israel. Es porque la administración cree que una invasión israelí a gran escala de Rafah socavaría las perspectivas de un nuevo intercambio de rehenes, para el que los funcionarios dicen que ahora hay algunos nuevos atisbos de esperanza, y destruiría tres proyectos vitales en los que ha estado trabajando para mejorar la seguridad de Israel a largo plazo.

La primera es una fuerza árabe de mantenimiento de la paz que podría reemplazar a las tropas israelíes en Gaza, para que Israel pueda salir y no se quede atrapado ocupando tanto Gaza como Cisjordania para siempre. Varios Estados árabes han estado debatiendo el envío de tropas de mantenimiento de la paz a Gaza para sustituir a las tropas israelíes, que tendrían que marcharse -siempre que se produjera un alto el fuego permanente- y la presencia de las tropas sería bendecida formalmente por una decisión conjunta de la Organización para la Liberación de Palestina, el organismo que agrupa a la mayoría de las facciones palestinas, y la Autoridad Palestina. Lo más probable es que los Estados árabes también insistan en recibir alguna ayuda logística militar estadounidense. Todavía no se ha decidido nada, pero la idea se está estudiando activamente.


El segundo es el acuerdo diplomático y de seguridad entre Estados Unidos, Arabia Saudí, Israel y Palestina que la administración está a punto de cerrar con el príncipe heredero saudí. Tiene varios componentes, pero los tres principales entre Estados Unidos y Arabia Saudí son: 


1) Un pacto de defensa mutua entre Estados Unidos y Arabia Saudí que eliminaría cualquier ambigüedad sobre lo que haría Estados Unidos si Irán atacara Arabia Saudí. Estados Unidos acudiría en defensa de Riad, y viceversa. 


2) Agilizar el acceso saudí a las armas estadounidenses más avanzadas. 


3) Un acuerdo nuclear civil estrictamente controlado que permitiría a Arabia saudí aprovechar sus propios depósitos de uranio para utilizarlos en su propio reactor nuclear civil.


A cambio, los saudíes frenarían las inversiones chinas dentro de Arabia saudí, así como cualquier vínculo militar, y construirían sus sistemas de defensa de próxima generación íntegramente con armamento estadounidense, lo que supondría una bendición para los fabricantes de defensa estadounidenses y haría que los dos ejércitos fueran totalmente interoperables. A los saudíes, con su abundante energía barata y su espacio físico, les gustaría albergar algunos de los enormes centros de procesamiento de datos que necesitan las empresas tecnológicas estadounidenses para explotar la inteligencia artificial, en un momento en que los costes de la energía y el espacio físico en Estados Unidos se están volviendo tan escasos que cada vez es más difícil construir nuevos centros de datos en el país. Arabia saudí también normalizaría las relaciones con Israel, siempre que Netanyahu se comprometiera a trabajar por una solución de dos Estados con una Autoridad Palestina revisada.


Y por último, Estados Unidos reuniría a Israel, Arabia Saudí, otros Estados árabes moderados y aliados europeos clave en una arquitectura de seguridad única e integrada para contrarrestar las amenazas de misiles iraníes del mismo modo que lo hicieron de forma puntual cuando Irán atacó a Israel el 13 de abril en represalia por un ataque israelí contra algunos altos dirigentes militares iraníes sospechosos de dirigir operaciones contra Israel, que estaban reunidos en un complejo diplomático iraní en Siria. Esta coalición no se unirá de forma continuada sin que Israel salga de Gaza y se comprometa a trabajar por la creación de un Estado palestino. No hay forma de que se considere que los Estados árabes protegen permanentemente a Israel de Irán si Israel ocupa permanentemente Gaza y Cisjordania. Los funcionarios estadounidenses y saudíes también saben que sin Israel en el acuerdo, es poco probable que los componentes de seguridad saudíes y estadounidenses lleguen a aprobarse en el Congreso.


El gabinete de Biden quiere completar la parte estadounidense-saudí del acuerdo para poder actuar como el partido de la oposición que Israel no tiene ahora mismo y poder decirle a Netanyahu: usted puede ser recordado como el líder que presidió la peor catástrofe militar de Israel el 7 de octubre o como el líder que sacó a Israel de Gaza y abrió el camino a la normalización entre Israel y el Estado musulmán más importante. Es su elección. Y quiere ofrecer esta elección públicamente para que todos los israelíes puedan verla.


Así que permítanme terminar donde empecé: los intereses de Israel a largo plazo están en Riad, no en Rafah. Por supuesto, ninguna de las dos cosas es segura y ambas conllevan riesgos. Y sé que no es tan fácil para los israelíes sopesarlos cuando tantos manifestantes mundiales estos días están machacando a Israel por su mal comportamiento en Gaza y dando carta blanca a Hamás. Pero para eso están los líderes: para argumentar que el camino a Riad tiene una recompensa mucho mayor al final que el camino a Rafah, que será un callejón sin salida en todos los sentidos del término.


Respeto totalmente que sean los israelíes quienes tengan que vivir con la elección. Sólo quiero asegurarme de que sepan que tienen una.


Publicado el 29/04/2024 por Thomas Friedman en The New York Times





Comments


bottom of page