"La dramática crisis latinoamericana", por José Antonio Ocampo

En este nuevo año, la región necesita un nuevo consenso de desarrollo, comprometido con la reducción de la desigualdad, la aplicación de políticas macroeconómicas anticíclicas más firmes y el fomento de la diversificación de la producción y las exportaciones, incluida una importante transformación digital. El consenso debería acelerar una integración regional despolitizada, impulsar la agenda ambiental internacional y renovar el compromiso de la región con la democracia.


El año 2020 se cerró con la peor crisis económica de la historia de América Latina. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha estimado que el PIB de la región cayó un 7,7%. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se trata de una de las peores crisis del mundo, similar a la de Europa Occidental y sólo superada por la que ha vivido la India. Las proyecciones de todos los organismos internacionales y analistas privados también indican que la economía de la región sólo se recuperará parcialmente en 2021.


Dado que el crecimiento económico durante el quinquenio anterior a la crisis actual fue cercano a cero, América Latina está inmersa en una nueva década perdida, 2015-2024, que puede ser peor que la de los años ochenta. Además, la crisis de COVID-19 profundiza un largo período de lento crecimiento económico: 2,7% anual en 1990-2019 contra 5,5% en 1950-1980. Este es el desempeño más pobre de cualquier región en desarrollo del mundo en las últimas tres décadas.


Los efectos sociales han sido devastadores. Según la CEPAL y la OIT, en el segundo trimestre se perdieron 47 millones de puestos de trabajo y, aunque en el tercero se recuperaron 12 millones, se trataba principalmente de empleos de baja calidad. Como resultado, otros 45 millones de personas se convertirán en pobres, lo que representa una década y media de retroceso en este campo. Los hogares urbanos pobres en los que los trabajadores son principalmente informales se han visto especialmente afectados. Las tendencias positivas de desigualdad que la región experimentaba a principios del siglo XXI se interrumpieron a mediados del decenio de 2010 y ahora irán seguidas de un empeoramiento de la desigualdad de los ingresos. Se trata de una tendencia especialmente negativa para una región que tiene una de las peores distribuciones de ingresos del mundo.


La crisis forma parte, por supuesto, de un fenómeno global: la peor recesión mundial desde la Gran Depresión de los años 30, y una recesión sincronizada. También combina los problemas de demanda típicos de las recesiones con las limitaciones de la oferta, porque muchos sectores no pueden funcionar o sólo pueden hacerlo parcialmente debido a las restricciones asociadas a las medidas de aislamiento impuestas por las autoridades por motivos de salud pública.


Pero debemos ser claros: los factores internacionales no son la causa fundamental de la gravedad de la crisis económica latinoamericana. De hecho, en lo que respecta a los choques externos, se trata de una de las crisis menos agudas de la historia de la región. Esto es particularmente cierto en términos de choques financieros. Es cierto que el apoyo financiero oficial internacional ha sido limitado. Esto se debe especialmente a la falta de capital adecuado del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), los dos principales bancos multilaterales que apoyan a la región. El apoyo del FMI y el Banco Mundial ha sido más fuerte, pero limitado en cuanto a los recursos reales que han llegado a la región.


Sin embargo, la financiación privada ha funcionado muy bien. Después de las fuertes salidas de capital de las economías emergentes al comienzo de la crisis, a mediados de abril se reanudó el acceso a los mercados mundiales de bonos en moneda fuerte. Esto ocurrió mucho más rápido que en crisis anteriores: sólo dos meses después de la conmoción inicial frente a doce meses durante la crisis de 2008-2009, cinco años después de la crisis asiática de 1997 y ocho años durante la crisis de la deuda latinoamericana. La financiación privada también ha llegado con unos tipos de interés que para muchos países son los más bajos de la historia, y con largos plazos de vencimiento. Las renegociaciones de la deuda de la Argentina y el Ecuador, que tuvieron lugar en agosto, también fueron relativamente exitosas, y contaron con un fuerte apoyo del FMI.


El comercio internacional se desplomó inicialmente, pero también se ha recuperado mucho más rápidamente que durante la crisis de 2008-09. Esto es particularmente cierto en el caso de América Latina, ya que los volúmenes de exportación alcanzaron los niveles anteriores a la crisis en julio, según los datos de la Oficina del CPB en los Países Bajos. Además, con la excepción de los productos energéticos (petróleo y carbón), no hubo una caída sustancial en los precios de los productos básicos que la región exporta, y muchos de ellos están aumentando actualmente.


Por otro lado, contrariamente a la expectativa de una fuerte disminución de las remesas -como la que se produjo en 2009 y que tardó varios años en recuperarse-, estos flujos de entrada han aumentado en promedio un 5% entre enero y septiembre en relación con el año anterior, según la CEPAL. Sin embargo, la situación es heterogénea: beneficia sobre todo a los países cuyos familiares han emigrado a Estados Unidos y no a los que han emigrado a España o a los países del Cono Sur.


La gravedad de la crisis está asociada, por tanto, a factores regionales y nacionales. En primer lugar, la región se convirtió en el epicentro mundial de la pandemia durante varios meses. En segundo lugar, como se ha indicado, golpeó a la región después de cinco años de muy malos resultados económicos -lo que en un editorial anterior denominé "media década perdida". En tercer lugar, porque la capacidad fiscal para hacer frente a la crisis era limitada en casi todos los países de la región. En consecuencia, aunque se han adoptado medidas positivas, especialmente para ayudar a los hogares pobres y vulnerables, el apoyo es limitado en comparación con el otorgado por los países desarrollados.


Por lo tanto, más allá de las medidas de recuperación, que deben apuntar sobre todo a la recuperación de los niveles de empleo, es esencial replantearse a fondo el modelo de desarrollo de la región. Debe dejar de ser una de las regiones con los mayores niveles de desigualdad del mundo y la menos dinámica en términos de crecimiento económico del mundo en desarrollo. En otras palabras, es hora de repensar los efectos de las reformas de mercado, cuyos resultados han sido claramente decepcionantes.


Una nueva agenda -a la que algunos de nosotros nos hemos referido como el Consenso Latinoamericano 2020- debería basarse en un fuerte compromiso con la reducción de la desigualdad, en políticas macroeconómicas anticíclicas más fuertes y en un gran impulso a la diversificación de la producción y las exportaciones basado en instituciones científicas y tecnológicas sólidas, incluida una importante transformación digital, como ha sostenido el Centro de Desarrollo de la OCDE. También debe incluir una integración regional sólida y despolitizada, y un firme compromiso con el programa internacional sobre el medio ambiente. Y esto debe hacerse en el contexto de un compromiso firme y renovado con la democracia.


Publicado por la OCDE el 08/01/2020.