LAS ELECCIONES EN INDIA




India está celebrando unas elecciones generales que comenzaron el 11 de abril y concluirán recién el 19 de mayo, al cabo de las cuales los nuevos legisladores deberán decidir si el primer ministro Narendra Modi, en el poder desde 2014, continúa gobernando el segundo país más poblado y la mayor democracia representativa del planeta.


Con 900 millones de ciudadanos llamados a votar (de una población de 1.300 millones), el proceso electoral indio se convertirá en el más grande de toda la historia, con siete fases de escrutinio en una nación que, a 70 años de su independencia, atraviesa todavía importantes problemas de desarrollo integral.


¿Qué caracterizó la política reciente de India?

En 1947 comenzó la descolonización del subcontinente indio de parte del Imperio Británico. La independencia y la partición de las posesiones coloniales fueron procesos complejos y violentos. La República de la India celebró sus primeras elecciones generales en 1952.


Desde entonces, dos partidos han dominado la escena política india. Por un lado, el Congreso Nacional Indio (INC, en inglés), fundamental en el proceso de emancipación y caracterizado por posturas estatistas, de centroizquierda y laicas. Por el otro, el Partido Popular Indio (BJP), fundado recién en 1980, con una plataforma más orientada al libre mercado, de centro derecha, nacionalista e hindú.


¿Quién gobierna hasta ahora?

Tras 10 años de gobierno del CNI, con Manmohan Singh (2004-2014), el actual premier Modi (BJP) llegó al poder con el 31% de los votos, la mayor victoria electoral en tres décadas. Hasta ese momento, había sido un actor menor en la política nacional, concentrado a nivel regional en el estado de Guyarat.


Modi (68) es el primer mandatario en nacer en una India independiente. Introdujo reformas en la economía y posicionó al país como líder en sectores como el farmacéutico, el cementero y la industria electrónica. Además, incentivó una identidad nacionalista que pone el acento en la religión hindú, en contra de la tradición laica de la India poscolonial.


¿Cuál es el contexto económico indio?

En su campaña, Modi prometió un “renacimiento económico” para India, que si bien viene creciendo desde los 90, tiene limitaciones para incorporar a los 12 millones de personas que se suman a la fuerza laboral cada año. La combinación de polos de alta tecnología con zonas de miseria sigue siendo una realidad en el gigante asiático: convive una industria espacial de vanguardia con 290 millones de analfabetos -concentra 3 de cada 8 en el mundo-.


¿Qué dejó la gestión de Modi?

La gestión de Modi aumentó en un billón de dólares el PBI de India, pero todavía la cruda realidad de un “crecimiento sin empleo” es visible en muchas regiones del país. En el final de mandato de Modi, el desempleo es el más alto desde 1972. No obstante, la inflación se encuentra por debajo del 4% anual y la India será la gran economía que más crezca en los próximos dos años (FMI), a un ritmo de más de 7% anual.


¿Qué se vota en esta oportunidad?

Se elegirán los 543 asientos del Lok Sabha, la Cámara Baja del parlamento indio. Son necesarios 272 escaños para formar gobierno. Cada distrito es uninominal y elige a su representante por mayoría directa; y no hay segundas vueltas ni umbrales mínimos para ganar. Se votará en los 29 estados y 7 territorios de la unión de India.


¿Qué propone Modi en caso de ser reelecto?

Para las elecciones 2019 revivió la coalición Alianza Democrática Nacional (NDA, en inglés), que reúne al BJP y otros partidos que reivindican la hindutva, la identidad supremacista hindú. Modi promete continuar con la expansión de la economía india: a este ritmo, en cinco años más la India puede desplazar a Alemania y pasaría a ser la cuarta economía más grande del mundo. Además, los atentados de febrero pasado en Cachemira hicieron que Modi retome la agenda de seguridad y prometa una defensa de la soberanía frente a agresiones pakistaníes.


¿Quién desafía al partido gobernante?

La otra gran lista es la Alianza Progresista Unida (UPA, en inglés), que nuclea al Congreso Nacional Indio y demás partidos de izquierda y seculares menores. La encabeza Rahul Gandhi (48 años), del linaje político Nehru-Gandhi, que ha dominado la política india desde la independencia. Rahul es visto como el “príncipe heredero” natural de esa sucesión y representa una renovación generacional en la política india.


¿Qué propone la oposición?

La UPA propone prestar más atención a los menos favorecidos por el modelo empresarial del BJP -sobre todo los relegados sectores rurales-, atacar el desempleo y luchar contra la creciente intolerancia sociorreligiosa. Gandhi ha alcanzado gran popularidad en la recta final de la carrera electoral al proponer mayor empoderamiento de la mujer. De ser electo, prometió llevar al parlamento leyes de protección femenina, una política de tolerancia cero en atrocidades contra mujeres y mejoras en el acceso a la educación.


¿Cómo llegan los candidatos?

En 2014, con 282 escaños propios, Modi comenzó su mandato con alta legitimidad y capacidad de maniobra. Hoy la situación es diferente: en gran medida, ha perdido su aura de salvador. En diciembre, el INC ganó tres elecciones estatales clave, lo que supuso un gran revés anímico para la campaña del BJP. Los cambios a nivel subnacional demostraron que los indios están dispuestos a votar en contra de su partido.


¿Qué dicen los sondeos de opinión?

Las encuestas muestran que los indios siguen favoreciendo a Modi. La coalición NDA obtendría según todos los pronósticos el doble de escaños que la UPA o todo el resto de las alternativas menores. La principal duda es si Modi podrá gozar de mayoría propia como en 2014, o si necesitará gobernar o bien en coalición con algunos aliados menores o mantenerse en minoría.


¿Qué desafíos logísticos implica esta elección?

El gobierno procuró que esta colosal elección pudiese desarrollarse con la mayor transparencia y la menor manipulación posible. Para ello, desplegó 12 millones de fiscales electorales y decenas de miles de efectivos de seguridad. Aunque varios distritos votan un único día, los más grandes son segmentados en múltiples fases para salvaguardar el proceso electoral.


Se desplegó un operativo tal que ningún votante tuviera que recorrer más de dos kilómetros para emitir su voto: trenes, aviones, camellos y hasta elefantes llevarán las urnas a cada ciudadano. Además, desde 1999 la India usa máquinas electrónicas para agilizar el procesamiento de los datos, eficacia que ha sido puesta a prueba en tres elecciones generales y más de cien estaduales. El 23 de mayo se conocerá el resultado preliminar de la votación.


¿Cómo transcurren por ahora estos largos comicios?

Hubo quejas que son fiel reflejo de la violencia nacionalista hindú en contra de las minorías que el gobierno de Modi ha permitido durante su primer mandato. En varios centros de votación se ha denunciado que votantes tanto musulmanes como de la no-casta de los “intocables” (Dalit) ni figuraban en los padrones. Además, en varias ciudades los naxalitas (grupos radicales indios de tendencia maoísta) realizaron atentados menores.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram