top of page

"Los 5 cambios que trajo la guerra en Ucrania", por Jill Lawless

La guerra ha sido una catástrofe para Ucrania y una crisis para el planeta entero. El mundo es un lugar más inestable y temible desde que Rusia invadió a su vecino, el 24 de febrero de 2022.



Un año después, miles de civiles ucranianos han muerto e innumerables edificios han quedado destruidos. Decenas de miles de soldados han muerto o han resultado gravemente heridos en ambos bandos. Más allá de las fronteras de Ucrania, la invasión ha hecho añicos la seguridad europea, ha modificado las relaciones entre las naciones y ha deshilachado una economía mundial estrechamente entretejida.


He aquí cinco formas en que la guerra ha cambiado el mundo:


Vuelve la guerra a Europa


Tres meses antes de la invasión, el entonces primer ministro británico, Boris Johnson, se burlaba de las sugerencias de que el ejército de Reino Unido necesitaba más armamento pesado. "Los viejos conceptos de librar grandes batallas de tanques en masas continentales europeas", dijo, "se han acabado".


Johnson insta ahora al Reino Unido a enviar más tanques para ayudar a Ucrania a repeler a las fuerzas rusas.


A pesar del papel desempeñado por las nuevas tecnologías, como los satélites y los drones, este conflicto del Siglo XXI se parece en muchos aspectos a uno del Siglo XX. Los combates en la región ucraniana oriental de Donbás son brutales, con barro, trincheras y sangrientos asaltos de infantería que recuerdan a la I Guerra Mundial.


El conflicto ha desencadenado una nueva carrera armamentística que recuerda a algunos analistas la preparación de la II Guerra Mundial en los años 30. Rusia ha movilizado a cientos de miles de reclutas y pretende ampliar su ejército de 1 a 1,5 millones de soldados. Estados Unidos ha incrementado la producción de armas para reemplazar los arsenales enviados a Ucrania. Francia planea aumentar el gasto militar en un tercio para 2030, mientras que Alemania ha abandonado su prohibición de enviar armas a zonas de conflicto y ha enviado misiles y tanques a Ucrania.


Antes de la guerra, muchos observadores suponían que las fuerzas militares se orientarían hacia una tecnología más avanzada y la guerra cibernética y dependerían menos de los tanques o la artillería, afirmó Patrick Bury, profesor titular de seguridad en la Universidad de Bath.


Pero en Ucrania, los cañones y la munición son las armas más importantes.


"Se está demostrando, al menos de momento, que en Ucrania ha vuelto la guerra convencional, de Estado contra Estado", afirmó Bury.


Alianzas puestas a prueba y endurecidas


El presidente ruso, Vladimir Putin, esperaba que la invasión dividiera a Occidente y debilitara a la OTAN. En lugar de ello, la alianza militar se ha revitalizado. Creada para contrarrestar a la Unión Soviética, ahora tiene un propósito renovado y dos nuevos aspirantes a miembros: Finlandia y Suecia, que abandonaron décadas de no alineamiento y pidieron unirse a la OTAN como protección contra Rusia.


La Unión Europea (27 países) ha impuesto duras sanciones a Rusia y ha enviado a Ucrania miles de millones en ayudas. La guerra puso las disputas del Brexit en perspectiva descongelando las relaciones diplomáticas entre el bloque y Reino Unido.


"La UE se está tomando las sanciones, sanciones bastante serias, como debe ser. Estados Unidos está de vuelta en Europa con una venganza de una manera que nunca pensamos que volvería a ser", dijo el analista de defensa Michael Clarke, ex jefe del think tank Royal United Services Institute.


Los Estados miembros de la OTAN han aportado a Ucrania armas y equipos por valor de miles de millones de dólares. La alianza ha reforzado su flanco oriental, y los países más próximos a Ucrania y Rusia, como Polonia y los países bálticos, han convencido a los aliados de la OTAN y de la Unión Europea más reticentes, desplazando potencialmente el centro de poder de Europa hacia el este.


Hay algunas grietas en la unidad. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, el aliado más cercano de Putin en la UE, ha presionado contra las sanciones a Moscú, se ha negado a enviar armas a Ucrania y ha frenado un paquete de ayuda del bloque a Kiev.


La unidad occidental se verá sometida a una presión cada vez mayor cuanto más se prolongue el conflicto.


"Rusia está planeando una guerra larga", dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, a finales de 2022, pero la alianza también está preparada para el "largo recorrido".


Una nueva cortina de hierro


La guerra ha convertido a Rusia en un paria en Occidente. Sus “oligarcas” han sido sancionados y sus empresas incluidas en listas negras, y marcas internacionales como McDonald's e Ikea han desaparecido de las calles del país.


Sin embargo, Moscú no carece por completo de aliados. Rusia ha estrechado lazos económicos con China, aunque Beijing se mantiene al margen de los combates y de momento no ha enviado armas. Estados Unidos ha expresado recientemente su preocupación por que esto pueda cambiar.


China sigue de cerca un conflicto que puede servir de estímulo o de advertencia a Beijing sobre cualquier intento de recuperar por la fuerza el autogobierno de Taiwán.


Putin ha reforzado los lazos militares con parias internacionales como Corea del Norte e Irán, que suministra drones armados que Rusia lanza contra las infraestructuras ucranianas. Moscú sigue aumentando su influencia económica y militar en África y Oriente Próximo. El grupo mercenario ruso Wagner se ha hecho más poderoso en conflictos que van desde el Donbás hasta el Sahel.


En un eco de la Guerra Fría, el mundo está dividido en dos bandos, con muchos países, incluida la densamente poblada India, cubriendo sus apuestas para ver quién emerge en la cima.


Tracey German, catedrática de Conflictos y Seguridad del King's College de Londres, afirmó que el conflicto ha ampliado la brecha entre el "orden internacional liberal liderado por Estados Unidos", por un lado, y la furiosa Rusia y la envalentonada superpotencia emergente China, por otro.


Economía maltrecha y remodelada


El impacto económico de la guerra se ha dejado sentir desde los hogares europeos hasta los mercados de alimentos africanos.


Antes de la guerra, los países de la UE importaban de Rusia casi la mitad de su gas natural y un tercio de su petróleo. La invasión y las sanciones impuestas a Rusia como respuesta provocaron una crisis de los precios de la energía como no se había visto desde los años 70.


La guerra perturbó el comercio mundial, que aún se estaba recuperando de la pandemia. Los precios de los alimentos se han disparado, ya que Rusia y Ucrania son importantes proveedores de trigo y aceite de girasol, y Rusia es el primer productor mundial de fertilizantes.


Los barcos que transportan grano han seguido zarpando de Ucrania en virtud de un frágil acuerdo auspiciado por la ONU, y los precios han bajado desde niveles récord. Pero los alimentos siguen siendo un campo de juego geopolítico. Rusia ha intentado culpar a Occidente de los altos precios, mientras que Ucrania y sus aliados acusan a Rusia de utilizar cínicamente el hambre como arma.


La guerra "ha puesto realmente de relieve la fragilidad" de un mundo interconectado, al igual que hizo la pandemia, dijo German, y todavía no se ha sentido todo el impacto económico.


La guerra también dio al traste con los intentos de luchar contra el cambio climático, impulsando un aumento del uso de carbón altamente contaminante en Europa. Sin embargo, el abandono del petróleo y el gas rusos puede acelerar la transición a las energías renovables más que las innumerables advertencias sobre los peligros del calentamiento global. Según la Agencia Internacional de la Energía, en los próximos 5 años el mundo consumirá tanta energía renovable como en los últimos 20.


Nueva era de incertidumbre


El conflicto es un duro recordatorio de que los individuos tienen escaso control sobre el curso de la Historia. Nadie lo sabe mejor que los ocho millones de ucranianos que se han visto obligados a abandonar sus hogares y su país para buscar nuevas vidas en comunidades de toda Europa y más allá.


Para millones de personas menos directamente afectadas, la repentina ruptura de la paz en Europa ha traído incertidumbre y ansiedad.


Las amenazas veladas de Putin de utilizar armas atómicas si el conflicto recrudece reavivaron el temor a una guerra nuclear que había permanecido latente desde la Guerra Fría. Los combates se han recrudecido en torno a la central nuclear de Zaporizhzhia agitando el espectro de un nuevo Chernóbil.


Patricia Lewis, directora del programa de seguridad internacional del grupo de reflexión Chatham House, afirmó que el ruido de sables nuclear de Putin había provocado "más ira que miedo" en Occidente. Pero la preocupación por una escalada nuclear aumentó con el anuncio de Putin el 21 de febrero de que suspendía la participación de Rusia en el único tratado de control de armas nucleares que le quedaba con Estados Unidos.


Putin no llegó a retirarse completamente del Nuevo Tratado START y dijo que Moscú respetaría los límites del tratado sobre armas nucleares, manteniendo vivo un débil atisbo de control de armas (NDR: finalmente, suspendió la participación de Rusia en el tratado el 21 de febrero pasado).


Publicado en AP News el 22 de febrero de 2023.

Comments


bottom of page