LA UE REPLANTEA SU LUGAR EN EL MUNDO

En su primer informe de prospectiva geoestratégica, la Unión Europea (UE) asume un replanteo de su lugar en el mundo, determinado por ásperas rivalidades entre grandes potencias, la reformulación de la economía global y la ascendente influencia de Oriente. El trabajo identifica los retos y oportunidades emergentes del bloque, con la mira puesta en dos transiciones gemelas, verde y digital.


La Comisión Europea presentó su primer “Informe de Prospectiva Estratégica: Hacia una Europa más Resiliente”, con el que la Unión Europea (UE) pretende sentar las bases de las iniciativas políticas del bloque y “anticiparse a los acontecimientos” en las dimensiones social y económica, geopolítica, ecológica y digital.

“En estos tiempos difíciles, los dirigentes políticos tienen que hacer gala de una gran amplitud de miras. El informe muestra la importancia de la resiliencia para una recuperación sólida y duradera. Nuestro objetivo es dirigir las transiciones necesarias de manera sostenible, justa y democrática”, explicó la presidenta de la CE, la alemana Ursula von der Leyen.


Para la UE, la pandemia de COVID-19 ha evidenciado en 2020 las vulnerabilidades del bloque, pero también ofrece oportunidades que no puede permitirse el lujo de desperdiciar, un enfoque que incorporó el Plan de Recuperación Económica con el que la UE hizo frente enseguida a los impactos de la crisis global.


El informe explora escenarios e identifica tendencias y cuestiones emergentes, que le permitan a la UE adoptar decisiones mejor informadas, crear coherencia política dinámica y actuar en el presente para configurar el futuro. La UE, postula el estudio, está bien situada para asumir un papel de liderazgo y promover el crecimiento inclusivo y la igualdad dentro del bloque y a nivel internacional.


“No podemos esperar que el futuro sea menos disruptivo: nuevas tendencias y perturbaciones seguirán afectando a nuestras vidas”, presagió el vicepresidente Maroš Šefčovič, responsable de Relaciones Interinstitucionales y Prospectiva.


La conferencia anual del Sistema Europeo para el Análisis Estratégico y Político (ESPAS), en noviembre próximo, permitirá a Bruselas debatir un segundo informe de prospectiva estratégica del año próximo.


TRANSICIONES


Como postula la oficina del actual Alto Representante de la UE, Josep Borrell, quedaron atrás los tiempos en que la UE se protegía bajo el paraguas de seguridad de Estados Unidos a través de la OTAN y como parte de un entramado de instituciones multilaterales. Apenas terminada la Guerra Fría, las bases ideológicas del proyecto político comunitario -democracia liberal, economía de mercado y cooperación transnacional- se volvían cada vez más hegemónicas.


“La UE se veía a sí misma como una ‘potencia normativa’ que aspiraba a exportar su modelo de gobernanza al resto del mundo al tiempo que iba imponiendo sus reglas y estándares a los demás, sobre todo en materia económica (...) la Unión pasó a ser uno de los ejemplos predilectos del enfoque constructivista de las relaciones internacionales”, escribió Federico Steinberg, asesor de Borrell.


En los 2000, llegó el ascenso de Oriente y, particularmente, de China; y avanzó una globalización que acentúa desigualdades y financiariza la economía. Para rematar, la UE soportó un primer revés histórico del proyecto, todavía en pleno proceso de ampliación, con la salida del Reino Unido. “La UE tiene que reposicionarse y consolidar una posición autónoma en la escena internacional, concluye Steinberg.


Así las cosas, para Bruselas generar autonomía estratégica pasa por vincular explícitamente la economía, el comercio, las finanzas y la tecnología con la geopolítica, pero también por aprender a enfrentar las amenazas relativas a la ciberseguridad y la desinformación.


A continuación, los aspectos centrales del informe:


Para garantizar una rápida recuperación de la crisis actual, que mantenga los objetivos estratégicos a largo plazo de la UE y logre la transición hacia una Europa ecológica, digital y justa, se requiere una perspectiva sólida, a largo plazo y con visión de futuro. La prospectiva estratégica será particularmente crucial para lograr las transiciones verde y digital gemelas, al tiempo que se fomenta la cohesión social, los principios democráticos y la autonomía estratégica abierta de Europa.


El tema central de este primer informe anual de prospectiva estratégica 2020 es la capacidad de recuperación. La resiliencia se ha convertido en una nueva brújula para las políticas de la UE con la crisis de COVID-19. Es la capacidad no sólo de soportar y hacer frente a los desafíos, sino también de experimentar transiciones de manera sostenible, justa y democrática. La crisis ha puesto de relieve la importancia de que las políticas de la UE sean a prueba de futuro.


Los informes anuales de prospectiva estratégica son el principal producto de prospectiva estratégica de la Comisión Europea. Los futuros informes informarán sobre las prioridades de las direcciones anuales del Estado de la UE, los posteriores programas de trabajo de la Comisión y la programación plurianual.


CUATRO DIMENSIONES


El Informe 2020 analiza la capacidad de recuperación de la UE en cuatro dimensiones interrelacionadas: social y económica, geopolítica, ecológica y digital.


La resistencia social y económica se refiere a la capacidad de hacer frente a las perturbaciones económicas y lograr un cambio estructural a largo plazo, justo e inclusivo.


La crisis reavivó el debate sobre el tipo de crecimiento económico que es deseable y que puede dar lugar a las transiciones gemelas; sobre lo que importa para el bienestar humano en un mundo de recursos finitos; y sobre la necesidad de nuevos parámetros para medir los progresos más allá del crecimiento del PIB.


La capacidad de recuperación socioeconómica se basa en las condiciones sociales y económicas para una recuperación orientada a las transiciones, promoviendo la cohesión social y regional y apoyando a los más vulnerables de la sociedad, teniendo en cuenta las tendencias demográficas y en consonancia con el pilar europeo de derechos sociales.


La capacidad de recuperación geopolítica se refiere a que Europa refuerce su "autonomía estratégica abierta" y su papel de liderazgo mundial. Está anclada en los valores compartidos europeos dentro de un mundo altamente interdependiente de potencias en competencia, donde COVID-19 ha influido en las tendencias geopolíticas y los equilibrios de poder.


La crisis de COVID-19 ha puesto de relieve la importancia clave de unas cadenas de suministro mundiales diversificadas y sólidas en sectores críticos, pero también de la necesidad de intensificar los vínculos con los socios y reubicar la producción donde sea necesario, desarrollando sustitutos a través de la innovación y aumentando nuestras reservas estratégicas.


RESILIENCIA ECOLÓGICA Y DIGITAL


La resiliencia ecológica consiste en alcanzar la neutralidad climática para 2050, al tiempo que se mitiga y se adapta al cambio climático, se reduce la contaminación y se restaura la capacidad de los sistemas ecológicos para sostener nuestra capacidad de vivir bien dentro de los límites del planeta.


El sector ecológico puede generar alrededor de 4,2 millones de empleos en Europa, con un volumen de negocios de más de 700.000.millones de euros La creación de empleo derivada de las políticas sobre el cambio climático contribuirá a un crecimiento del empleo más inclusivo. Para 2050, se espera que los empleos en el sector de las energías renovables en la UE alcancen los 2,7 millones (1,3%).


La resiliencia digital consiste en garantizar que la forma en que vivimos, trabajamos, aprendemos e interactuamos en esta era digital preserve y mejore la dignidad humana, la libertad, la igualdad, la seguridad, la democracia y otros derechos y valores fundamentales europeos.


La configuración centrada en el ser humano de las tecnologías digitales puede, por ejemplo, hacer avanzar los sistemas de atención de la salud, mejorar el acceso universal a los servicios básicos y aumentar la eficacia y el carácter integrador de los sistemas de educación y capacitación.


Publicado el 14/09/2020

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram