Mundo Multilateral: La Asamblea General de las Naciones Unidas

La Asamblea General de la ONU es el órgano más representativo de la institución más importante del multilateralismo global. Los tópicos que integran su agenda cada año y las resoluciones históricas que ella emitió son claves para entender las relaciones internacionales de los últimos 75 años.



¿Qué es?


La Asamblea General de las Naciones Unidas es uno de los seis órganos principales de la ONU creados por la Carta de las Naciones Unidas (los otros son el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, la Corte Internacional de Justicia, la Secretaría General y el Consejo de Administración Fiduciaria). Junto con la CIJ y el Consejo de Seguridad, son órganos autónomos que pueden ejercer sus funciones independientemente de cualquier otro órgano.


Ocupa un lugar central en el Sistema de Naciones Unidas, ya que es el órgano deliberativo por excelencia y constituye el principal foro para las deliberaciones multilaterales de la agenda global donde cada Estado se encuentra representado y donde cada voto vale lo mismo.


¿Cuáles son sus funciones?


La Asamblea General es el único órgano con competencia para discutir cualquier asunto o cuestión dentro de los límites de la Carta de las Naciones Unidas o que se refieran a los poderes y funciones de cualquiera de los órganos creados por la Carta. Así, la Asamblea General ha actuado y adoptado medidas de carácter político, económico, humanitario, social y jurídico que han beneficiado la vida de millones de personas de todo el mundo.


Uno de sus principales logros fue el proceso de descolonización, iniciado con el fin de la Segunda Guerra mundial. Las competencias de la Asamblea General en materia de descolonización son centrales, ya que es ella la que debe observar la aplicación del derecho de libre determinación conforme la función que le otorga la Carta y le corresponde, a su vez, pronunciarse y supervisar las modalidades de descolonización de un territorio.


En casos de amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o actos de agresión, la Asamblea General también cumple un rol supletorio fundamental, ya que cuando el Consejo de Seguridad no haya actuado debido al voto negativo de un miembro permanente -una constante en la segunda mitad del siglo XX- podrá examinar inmediatamente el asunto con miras a recomendar a sus Miembros la adopción de medidas colectivas para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales. Esta función quedó plasmada en la histórica resolución “Unión pro Paz” (resolución 377/V) del 3 de noviembre de 1950, durante la Guerra de Corea.


Junto con estas funciones, la Carta establece una serie de acciones que la Asamblea está facultada a realizar sola, o en conjunto con otros órganos, como ser: examinar y aprobar el presupuesto de la ONU; elegir de forma conjunta con el Consejo de Seguridad, a los jueces de la Corte Internacional de Justicia, al Secretario General de la ONU y la admisión de nuevos miembros a la Organización; solicitar una opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia, entre otras.


¿Quiénes la conforman?


La Asamblea General está compuesta por todos los Estados miembros de las Naciones Unidas (193 Estados en la actualidad), representados por no más de cinco delegados. Cuenta con un presidente y 21 vicepresidentes que ejercen su cargo por el período de sesiones en el que son elegidos por la misma Asamblea que, a su vez, sanciona su propio reglamento.


Asimismo, la Asamblea permite la participación de Observadores: Estados no miembros, entidades y organizaciones que han recibido una invitación permanente para participar en los períodos de sesiones y en los trabajos de la Asamblea General.



¿Cómo es su funcionamiento?


Las Asamblea General no ejerce sus funciones de manera permanente, sino que se reúne anualmente en períodos de sesiones ordinarias que van desde el tercer martes de septiembre hasta mediados de diciembre de cada año, cuando se realiza el debate general anual en el que las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno y otras altas y altos representantes nacionales presentan sus opiniones sobre las cuestiones mundiales más apremiantes. Luego, de enero a septiembre, aborda los informes pendientes de la Cuarta Comisión (Política Especial y de Descolonización) y la Quinta Comisión (Asuntos Administrativos y Presupuestarios).


Cuando las circunstancias lo exigen, la Asamblea puede reunirse en sesiones extraordinarias, convocadas por el Secretario General a solicitud del Consejo de Seguridad o de la mayoría de los Miembros de las Naciones Unidas.


La Asamblea desarrolla sus funciones en pleno o por medio de comisiones, que preparan la mayoría de los proyectos de resolución a ser tratados en las reuniones plenarias donde cada Estado miembro puede estar representado. Asimismo, la Asamblea puede establecer los organismos subsidiarios que estime necesarios para el desempeño de sus funciones (Comités, Comisiones, Juntas, Consejos y Grupos, y Grupos de trabajo y otros). Un ejemplo de ellos es el “Comité Especial Encargado de Examinar la Situación con Respecto a la Aplicación de la Declaración sobre la Concesión de la Independencia a los Países y Pueblos Coloniales” mejor conocido como “Comité de Descolonización” o “Comité de los 24”.


¿Cómo se adoptan sus resoluciones?



En la Asamblea General, cada miembro posee un voto, en un claro reflejo de la igualdad soberana de los Estados. Las decisiones sobre cuestiones importantes (elección de los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad y del ECOSOC, la suspensión o expulsión de miembros, cuestiones presupuestarias, etcétera) se toman por el voto de una mayoría de dos tercios de los miembros presentes y votantes. Las demás cuestiones se adoptan por una mayoría simple de los miembros presentes y votantes. En este caso, las abstenciones no son tenidas en cuenta.


Estas resoluciones, en principio, no tienen carácter jurídico vinculante, sino recomendatorio. Sin embargo, la práctica internacional ha indicado que, en cuestiones como situaciones de descolonización, estas resoluciones pueden contener verdaderas obligaciones internacionales.


¿Cómo se puede modificar?


La composición de la Asamblea General sólo puede modificarse enmendando la Carta de la ONU. Para esto se necesita de una decisión de la Asamblea General adoptada por dos terceras partes de sus miembros y ratificada por las dos terceras partes de los miembros del Consejo de Seguridad, incluidos los cinco miembros permanentes.


Desde su primera sesión en 1946, la Asamblea General ha entendido como prioridad “la revitalización de su labor”. Al respecto, se conformó un Grupo de Trabajo Especial con esa misión. El Documento Final de la Cumbre Mundial 2005 sostuvo que “el fortalecimiento de la labor de la Asamblea General puede contribuir a asegurar que este principal órgano de deliberación, adopción de políticas y representación de las Naciones Unidas, se convierta en un verdadero “parlamento de naciones” universal”.


Publicado el 12/02/2021.