QUIÉN ES QUIÉN EN LAS PRIMARIAS PRESIDENCIALES DE ESTADOS UNIDOS



Los dos candidatos principales que competirán por la presidencia de los Estados Unidos en las elecciones del 3 de noviembre de este año surgirán de las primarias que los partidos Republicano, en el poder, y Demócrata celebrarán durante los próximos cuatro meses, a partir de hoy 3 de febrero en el estado de Iowa.


Salvo que se sumen durante los próximos meses uno o más candidatos independientes, o que Donald J. Trump termine destituido por el juicio político que le sigue el Congreso, el actual presidente buscará su reelección ante el rival que surja de unas primarias demócratas que arrancan con una docena de candidatos.


En el proceso de primarias, que concluye con las convenciones partidarias que nominan a sus presidentes -en julio la demócrata, en Milwaukee (Wisconsin) y en agosto la republicana, en Charlotte (Carolina del Norte)- los delegados también eligen en algunos estados candidatos a senador, representante y legislador local.


Además de presidente, el próximo 3 de noviembre se elige a 35 de los 100 senadores y al total de 435 miembros de la Cámara de Representantes.


Las primarias partidarias reconocen dos formatos básicos: las elecciones “primarias” propiamente dichas, en las que los ciudadanos votan por un candidato, y los “caucus” o asambleas, que eligen presencialmente de manera directa en un proceso que va eliminando postulantes y reagrupando apoyos hasta encontrar un ganador. Los ciudadanos sólo pueden registrarse, votar y participar de una sola primaria.


En el caso de estas primarias republicanas, como es tradición en los dos grandes partidos, Trump como presidente en ejercicio es el candidato casi indiscutido a la reelección, al punto que en algunos estados se suspenden las primarias y se le conceden los delegados automáticamente (en su caso, ya lo hicieron Nevada, Arizona, Kansas, Virginia, Carolina del Sur, Alaska y Hawaii).


Este primer turno de primarias del 3 de febrero, cuando se celebran los dos caucus del pequeño estado de Iowa, es simbólicamente importante porque abre el proceso electoral desde los años 70 y opera como un primer filtro, aunque no determinante. Distribuye 41 delegados, surgidos de más de 1.700 caucus en todo el distrito.


Sólo el republicano George W. Bush (2000) y los demócratas Jimmy Carter (1976) y Barack Obama (2008) ganaron el caucus de Iowa y después conquistaron también la presidencia. De hecho, en 2016, Trump perdió en Iowa ante el senador Ted Cruz.


La siguiente etapa realmente decisiva es el “Súper Martes”, el 3 de marzo, que abarca a varios estados importantes, incluyendo California y Texas, de los que surge, por ejemplo, el 40 por ciento de los 3.979 delegados demócratas.


Entre los demócratas, existe además la figura de los “superdelegados” (771), dirigentes libres de votar al candidato que prefieran en la Convención cuando, si fracasa el primer intento de nominación (mínimo requerido, 1.991 delegados), suman su 15% de representación en una segunda ronda (mínimo, 2.375).

Fuente: El Orden Mundial en el Siglo XXI


LOS PRINCIPALES CANDIDATOS DEMÓCRATAS

El lote de candidatos presidenciales demócratas para estas primarias de 2020 es el más nutrido en mucho tiempo, con una docena de candidatos que van desde el ex vicepresidente Joe Biden, hasta el joven alcalde Pete Buttigieg, pasando por reconocidos senadores y algunas figuras con muy pocas posibilidades.


Según las encuestas, Biden encabeza las preferencias con 26%, seguido por el senador Bernie Sanders (23%), la senadora Elizabeth Warren (15%), Buttigieg (8%), el ex alcalde neoyorquino Michael Bloomberg (7%), la senadora Amy Klobuchar (4%) y el empresario Andrew Yang (4%). Muy detrás, todos con menos de 1%, quedan Tom Steyer, Michael Bennet, John Delaney, Tulsi Gabbard y Deval Patrick.


Aquí, una resumida semblanza de los principales candidatos a reeditar el triunfo demócrata del ex presidente Barack Obama (2009-2017):


. Joe Biden (77 años)

Joe Biden, vicepresidente de Obama durante ocho años y antes seis veces senador por Delaware (desde 1972), buscó la nominación presidencial en 1988 y en 2008, y podría convertirse en el ocupante de la Casa Blanca de mayor edad de la historia.


Su candidatura, de perfil bipartidista, busca atraer a republicanos moderados disconformes con Trump, critica el aislacionismo de la actual administración y rivaliza con el radicalismo progresista de Warren y Sanders, aunque exhibe el antecedente de haber liderado la reforma del sistema de salud de Obama.


Su campaña quedó impactada de lleno por el impeachment a Trump, acusado de haber presionado indebidamente al gobierno de Ucrania para investigar negocios en ese país del contratista privado Hunter Biden, hijo del candidato demócrata.


Su política exterior: “Como presidente, tomaré medidas inmediatas para renovar la democracia y las alianzas de Estados Unidos, proteger el futuro económico del país y liderar el mundo una vez más. Este no es un momento para el miedo”.


. Michael R. Bloomberg (77 años).

Michael Bloomberg es un magnate de los medios de comunicación conocido por la agresiva política de seguridad ciudadana que aplicó como alcalde republicano de la ciudad de Nueva York (2002-13), aunque recientemente moderó esa postura y apoyó el control de venta de armas.


Fue precandidato a presidente tanto republicano como demócrata, siempre de sesgo conservador. Aboga ahora por un sistema financiero con menos regulaciones e impuestos más bajos y es crítico del movimiento #MeToo.


Su política exterior. Bloomberg propone recuperar una estrategia en la que el despliegue de Estados Unidos gire primordialmente en torno de un eje económico aperturista, que enfrente las prácticas comerciales de China a través de la negociación y no del proteccionismo revivido por Trump.


. Elizabeth Warren (70 años).

La senadora Elizabeth Warren (Massachusetts) representa, junto con su colega Klobuchar, la renovada búsqueda demócrata de una candidata mujer, como Hillary Clinton en 2016, pero en su caso desde una posición radicalmente progresista que reivindica "un gran cambio estructural" para Estados Unidos.


Warren, exprofesora de Harvard, considera la desigualdad de ingresos como un asunto central de la nueva agenda estadounidense y, específicamente, la defensa de la clase media frente al avance de las grandes corporaciones.


Su política exterior:” Podemos adoptar una política exterior que funcione para todos, no sólo para las élites ricas. Proteger los intereses americanos en primer lugar, reconociendo que se sirven mejor cuando aprovechamos el apoyo de aliados y socios. Reformar las instituciones internacionales para hacerlas más flexibles e inclusivas, y al mismo tiempo preservar el papel de liderazgo mundial de Estados Unidos. Y hacer inversiones inteligentes para disuadir a los adversarios y defender el país equilibrando, al mismo tiempo, nuestras ambiciones con nuestros recursos”.


. Bernie Sanders (78)

El senador independiente Bernie Sanders (Vermont), también ex congresista y autodefinido como “socialista democrático”, lideró en 2016 la corriente más progresista en las primarias en las que enfrentó a Hillary Clinton, y perdió, pero movilizó a amplias franjas de jóvenes que abrazaron su discurso igualitario.


Los puntos fuertes de la candidatura de Sanders, quien se recuperó del infarto que sufrió en 2019, siguen siendo la universalización del sistema de salud, el acceso gratuito a la universidad pública y una reforma económica, financiera e impositiva que atienda a la economía real y reduzca la inédita desigualdad de ingresos.


Su política exterior. “Ha llegado el momento de imaginar una nueva forma de compromiso: una en la que Estados Unidos no lidere la guerra sino que reúna a la gente para encontrar soluciones compartidas a nuestras preocupaciones comunes. El poder estadounidense debería medirse no por nuestra capacidad de hacer explotar cosas, sino por nuestra capacidad de construir aprovechando nuestra tecnología y enorme riqueza para crear una vida mejor para todos”.


. Pete Buttigieg (38 años)

Pete Buttigieg, exalcalde de South Bend, una pequeña ciudad del estado conservador de Indiana, es un exmarine cuya juventud y condición de homosexual lo han convertido en un representante de las nuevas generaciones estadounidenses. Logró una de las mejores recaudaciones de la campaña electoral.


Buttigieg reúne muchas características con las que empatiza un electorado joven, diverso y tolerante, que polariza con la amalgama nacionalista y restauradora que constituyó el trumpismo a partir del malestar de sectores sociales perjudicados por los cambios económicos y culturales que han traído el Siglo XXI y la globalización.


Su política exterior. Revocar la autorización del Congreso de 2001 para que los militares luchen contra el terrorismo y participen en guerras ajenas. Retomar el acuerdo nuclear con Irán. Retener fondos a Israel si anexiona partes de Cisjordania. Reingresar al Acuerdo de París contra el cambio climático.


. Amy Klobuchar (59)

La senadora Amy Klobuchar (Minnesota) es vista por muchos como la posible gran sorpresa de las primarias demócratas, una opción intermedia para absorber en los “swing states” -estados indecisos que oscilan entre el voto republicano y el demócrata- a los votantes moderados de Biden y radicales de Sanders o Warren. De hecho, recibió el apoyo, del equipo editorial del New York Times.


Como Biden, pero más pragmática, Klobuchar aboga por la recuperación de una corriente electoral bipartidaria que recoja votos republicanos perdidos por Trump, con una campaña en la que se destaca un programa de USD 100 mil millones para combatir la actual epidemia de consumo de opiáceos y alcohol, así como un plan antimonopolios, otro de infraestructura y un último de asistencia a ancianos.


Su política exterior. Considera que China, "en términos económicos", es la principal amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Pero critica la guerra comercial generalizada de Trump, porque cuesta puestos de trabajo locales sin cambiar la postura de Beijing. En cambio, sugiere confrontar con China trabajando estrechamente con aliados y mejorando la competitividad de la economía.


. LOS CANDIDATOS REPUBLICANOS

Como es tradición en Estados Unidos, el presidente en ejercicio es el candidato natural a la reelección por su partido, en este caso el republicano Donald J. Trump, pero esta condición tampoco impide que haya rivales dispuestos a disputarle la nominación, aunque sólo sea de modo testimonial.


Por lo tanto, la lista entre los republicanos ha quedado reducida a tres candidatos, incluyendo a Trump, a quien las encuestas le atribuyen posibilidades ciertas de ser reelegido en noviembre, no tanto por el voto popular (en 2016 lo perdió) sino por la traducción de votos en delegados del colegio electoral del sistema estadounidense.


. Donald J. Trump (73 años).

El magnate inmobiliario Donald J. Trump revolucionó la política estadounidense en 2016, cuando arrolló a sus rivales del establishment republicano con el apoyo de sectores medios y bajos afectados por la globalización y la modernización de la economía, en alianza con una franja de blancos conservadores reacios a aceptar la creciente diversidad social y cultural, a los que nucleó con un discurso xenófobo y la promesa de levantar un “muro” en la frontera con México.


En estos cuatro años (perdió el control de la Cámara de Representantes pero mantuvo el Senado en 2018), Trump cumplió sus promesas: bajó impuestos a los más ricos y desactivó políticas sanitarias, ambientales y migratorias de Obama.


A fines de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, lo acusó en impeachment de abuso de poder y obstrucción del Congreso, y el Senado discute ahora los cargos en un juicio político que se ha metido en el centro de este inicio de campaña electoral, aunque su destitución -que necesita dos tercios de la cámara- parece un imposible político considerando la mayoría republicana (53 a 47).


Su política exterior. Despreció el multilateralismo; abandonó los acuerdos económicos Transpacífico (TTP) y con Europa (TTIP); rompió el pacto nuclear con Irán; declaró la guerra comercial a China; y se retiró del Acuerdo de París.


. William Feld (73 años)

El exfiscal federal y exgobernador William F. Weld (Massachusetts), candidato a vice por el Partido Libertario en 2016, reivindica la tradición republicana de Abraham Lincoln, desde la que se propone enfrentar al trumpismo que domina las bases del partido y que describe como de una mentalidad cerrada, nativista y nacionalista.


Weld, económicamente liberal, se ofrece como una alternativa para recuperar el voto de los republicanos tradicionales y moderados disconformes con el populismo reaccionario de Trump, a quien critica principalmente por su discurso y políticas xenófobas, que compara con la persecución de los judíos en la Alemania nazi.


Su política exterior. “Grandes potencias como China y Rusia plantean otro desafío al orden mundial que hemos defendido durante el último siglo. Desde 1945, los presidentes de Estados Unidos han apoyado sistemáticamente a las instituciones multilaterales, establecido alianzas y profundizado las amistades en todo el mundo, lo que ha contribuido a nuestra seguridad y prosperidad de manera incalculable. Necesitamos defender el mundo libre que ayudamos a crear hace mucho tiempo”.


. Joe Walsh (58 años)

El excongresista Joe Walsh, un comentarista radial extremista que en 2010 entró al Congreso como miembro del ultraconservador Tea Party, coincide con la agenda de la actual administración, sobre todo en sus políticas de restricción de la inmigración, pero considera que Trump "no es apto" para llevarla adelante.


En la campaña de 2016, Walsh apoyó incondicionalmente a Trump, después de llamar “musulmán” y “traidor” a Barack Obama y para frenar la candidatura de Hillary Clinton, pero al final también rompió con el presidente y mantiene su discurso de reducir el Estado al mínimo posible y frenar el endeudamiento.


Su política exterior. Critica la guerra comercial de Trump, porque "todo el mundo pierde", y aboga por el libre comercio. Walsh pide la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, apoya el rol activo de EEUU en la OTAN y rechaza el acercamiento de Trump a Rusia y Corea del Norte.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram